Categoría Política

Malas noticias para Ucrania y Occidente: Beijing cruzó el Rubicón

Existen numerosos motivos para suponer que este título encierra una hipótesis. Lo evidente es que el protagonismo de Rusia se ha consolidado tras años de recuperación del desastre que supuso la desintegración de la Unión Soviética. La anexión de Crimea, la guerra en Siria, la vacuna Sputnik contra el COVID-19 y la operación especial de Ucrania son claros indicios de que Rusia ha regresado como una potencia global.

Trúhanes, políticos inmersos en brea hirviente

Julián Axat sostiene en esta nota que no entregar alimentos a los que mueren de hambre constituye dolo de un grado de real malicia que agrava la figura de la malversación, un acto que no puede ser desatendido por la justicia. Axat agrega que lo imperdonable de esta obscenidad excede la dimensión penal, llegando a la escala religiosa y humana.

Cómo navegar con la crisis del capitalismo como horizonte temporal de larga duración

Coacción muda, el libro de Søren Mau recientemente publicado en castellano, es una lectura clave para el debate político-estratégico y brinda herramientas para repensar la relación entre crisis, acumulación, reforma y revolución bajo nuevas coordenadas. Es habitual que escuchemos hablar del «poder económico» en las discusiones políticas latinoamericanas. Generalmente, la expresión se refiere a un poder «ejercido por los ricos», al poder del capital más concentrado para influir en los medios de comunicación, la opinión pública e incluso la dinámica de los mercados. Esta personalización del poder económico da la impresión de que omite el carácter estructural, sordo, de la dominación del capital. Una dominación abstracta y anónima que no se reduce al poder inmediato de la clase dominante. Una clase de poder que no siempre es ejercido por personas. El capital es, después de todo, una férula social abstracta que se impone a gobiernos y actores sociales (incluidas las clases dominantes), que secuestra la dimensión política de lo social y que constriñe las posibilidades históricas de la acción colectiva.

Me matan si no trabajo y si trabajo me matan

Raymundo Gleyzer nació en 1941 y tenía 35 años cuando fue desaparecido en mayo de 1976 por la dictadura militar. Era cineasta y militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores. Estaba casado con Juana Sapire, quien colaboraba en sus películas, y tenía un hijo, Diego. Raymundo fue visto por última vez junto a el escritor Haroldo Conti, en el campo de concentración El Vesubio. Gleyzer integra destacadamente la escuela de documentalistas con alto compromiso social, característico de los tardíos años sesenta e inicios de los setenta, pero, a diferencia del gran polo de cineastas vinculados al peronismo revolucionario, cuyo emergente máximo fue el grupo Cine Liberación, la obra de Raymundo en el grupo Cine de la base es muy crítica respecto a la figura de Perón y en particular de la dirigencia sindical peronista. Gleyzer desarrolla en sus documentales una mirada vinculada a la tradición de izquierda marxista leninista clásica, pero con un detalle: Da la vida por ella.

Desde dentro de la bestia

Ruchir Sharma ha publicado un libro titulado ¿Qué salió mal con el capitalismo?  Ruchir Sharma es inversor, autor, gestor de fondos y columnista del Financial Times . Es el director del negocio internacional de Rockefeller Capital Management y fue inversor de mercados emergentes en Morgan Stanley Investment Management. Con esas credenciales de estar "dentro de la bestia" o incluso "una de las bestias", debería saber la respuesta a su pregunta.  

Un sueño como propuesta

Como advierte Laura Duimich (Universidad Nacional del Comahue) Göran Therborn, el gran sociólogo sueco, "desarrolla uno de sus aportes originales al problematizar la noción de interpelación que introdujo Louis Althusser: ¿Cómo funciona la producción de subjetividades por la ideología? Distingue tres modos fundamentales de interpelación ideológica a partir de los cuales las ideologías “someten y cualifican a los sujetos” diciéndoles, haciéndoles reconocer y relacionándolos con, en primer lugar, lo que existe y, por ende, lo que no existe. La ideología dice al sujeto quién es, qué es el mundo, cómo es la sociedad; adquiere un sentido de identidad y se hace consciente de lo que es verdadero y cierto. Luego, la ideología señala qué es lo bueno, lo correcto, lo bello , etc, para estructurar y normalizar los deseos. Por último, Therborn destaca que la ideología enuncia "qué es lo posible e imposible"; de modo que da forma al sentido de mutabilidad del ser-en-el-mundo y las consecuencias de cambio, a partir de las cuales se formarán esperanzas, ambiciones y temores. Son estas formas de interpelación, que operan conjuntamente, las que conformarán tendencias a la conservación o el cambio de un orden social. Este aspecto ha perdido lugar en la reflexión teórica, pero aún no deja de señalar aquello que es posible o imposible en un orden social. Por eso, para el campo teórico que busca una transformación de la sociedad es difícil prescindir del concepto de ideología, mientras que para las posiciones de conservación del orden social es clave invisibilizar la ideología o determinar su irrelevancia en términos conceptuales". Estas tres operaciones ideológicas implicitas en la formación de la ideología dominante, resultaron desafiadas por Néstor Kirchner en su "praxis" como nunca antes desde el peronismo bautismal de Perón y Evita, a mediados del siglo pasado.

Frente a una maquinaria de muerte y desinformación

Las raíces de Hamás se remontan a casi medio siglo atrás y no se refieren a ningún tipo de “terrorismo islámico”. Esta es una figura promovida e inventada por las potencias anglosajonas para invadir diferentes países de la región de Asia occidental. En los años 1970, el jeque palestino Ahmed Yassin fundó una organización basada en el islam, aceptada por Israel, porque consideraba que podría debilitar a Al-Fatah, la principal organización de la OLP (Organización de Liberación de Palestina). Sus mayores derivaciones actuales son políticas y geopolíticas.

Francisco y la subordinación de la propiedad privada al destino universal de los bienes

En su exhortación apostólica Laudate Deum, el papa Francisco retomó sus ideas sobre el cuidado de la Casa Común planteadas previamente en la encíclica Laudato Si'. La nueva exhortación apostólica avanza sobre la cuestión ambiental planteando la necesidad de una agenda que tome en consideración que los grandes países desarrollados son deudores de las periferias del mundo. 

Nada es lo que parece

Veamos un punto que consideramos crucial en la emergencia de representantes de la ultraderecha como el actual presidente. Sabemos que una parte extendida de la sociedad tuvo desde siempre miradas de derecha conservadora e incluso dieron apoyo a dictaduras feroces. Al respecto si Perón llenaba plazas, la contra revolución “fusiladora” también lo hacía. Es necesario recordar el apoyo civil a la última dictadura militar, extendidos segmentos sociales en particular medios y medios altos, dieron soporte social al golpe de estado del año 1976. Recuperada la democracia, sin embargo, sobrevendrá la idea de un acuerdo supra – partidos y socialmente horizontal para que “nunca más” la supresión física del adversario fuera un método aceptado para resolver diferencias políticas, por más profundas que estas fueran. Sin pretender agotar la discusión sobre cuando se quebró este pacto democrático, es evidente que con el atentado a Cristina Kirchner ese acuerdo estalló por los aires. El silenciamiento judicial y el intento mediático hegemónico de opacar el gravísimo episodio fueron notables. Se intentó responsabilizar tan solo a una banda de lúmpenes, dando así legitimidad, por acción u omisión, al intento de magnicidio y nuevamente la supresión física del adversario por razones políticas fue puesta en la agenda, violando así el pacto democrático del año 1983. Es este atentado impune, legitimado por los medios hegemónicos junto al empantanamiento de la investigación, el que da soporte material al denominado “discurso de odio” y a la aparición de figuras que abiertamente proponen administrar ese odio desde el aparato de estado.

Milei, el más radical de las derechas latinoamericanas

¿Es lo mismo Milei que Meloni?, ¿Trump que Bolsonaro? o ¿el uribismo colombiano que la derecha ecuatoriana? ¿A quién se parece a Bukele? Presentamos un juego de similares para encontrar las diferencias en la derecha global. Analizamos las posturas de 7 líderes conservadores (5 latinoamericanos, Milei, Bolsonaro, el uribismo, la derecha ecuatoriana de Lasso y Noboa y Bukele, más Trump y Meloni), respecto a un listado de 18 políticas económicas que nos permiten identificar sus preferencias en función de las políticas o la retórica que al respecto sostiene cada uno. La primera conclusión es que la etiqueta “derecha” describe poco y nada. Hay muchas diferencias y solo una coincidencia.

No hay grises

La degradación política y cultural que cada experimento neoliberal produce debe ser enfrentada desde una política de clarificación de los intereses de cada uno de los actores sociales, expresada en un discurso clarísimo, en blanco sobre negro, sobre quién es quién en nuestro país. En ese sentido, las ambigüedades son en este momento imperdonables. No hay grises frente a un proyecto neocolonial de despojo de las riquezas del país y del futuro de su población.

El color es el negro, el material es el cuero, la seducción es la belleza, la justificación es la sinceridad, la meta es el éxtasis, la fantasía es la muerte.

Es clave observar la predilección de los dirigentes fascistas por las metáforas sexuales. Como Nietzsche y Wagner, Hitler consideraba el mando como un dominio sexual de las masas femeninas, como violación. (La expresión de las muchedumbres en El triunfo de la Voluntad es de éxtasis; el líder provoca un orgasmo a las masas.) Los movimientos izquierdistas han tendido a ser unisex y asexuales en sus imágenes. Los movimientos de derecha, por muy puritanas y represivas que sean las realidades que introducen, tienen una superficie erótica. Ciertamente el nazismo es más sexy que el comunismo (lo que no va en crédito de los nazis sino que, antes bien, muestra algo de la naturaleza y los límites de la imaginación sexual).

Elecciones en Sudáfrica: “El sueño de Mandela para Sudáfrica está hecho pedazos”

A 30 años de las primeras elecciones libres y sin apartheid, los sudafricanos irán a las urnas este 29 de mayo para decidir si sostienen hegemonía histórica del Congreso Nacional Africano (CNA) creado por Nelson Mandela, hoy liderado por el presidente Cyril Ramaphosa pero desafiado por propios y opositores en un contexto de bajo crecimiento económico y desigualdad récord, aún en democracia. 

Hamsters

Javier Milei discute con Pedro Sánchez para volverse una celebridad mundial y humillar a los otros políticos argentinos que lo miran desde abajo del ring, indistinguibles, sin ideas de qué es esto.

Argentina: Un Tren a ningún lugar

Argentina opera en sentido contrario en todas y cada una de las direcciones que históricamente el desarrollo económico ha marcado, así como las guerras comerciales. Libera el comercio cuando hay que proteger, elimina el Estado cuando hay que intervenir, regular y planificar el uso de materias primas y materiales escasos para la transición energética y se alía con quien se protege y produce y exporta las mismas materias primas. Una locomotora de insensatez.

Es algo frágil esta vida que llevamos

Settela Steinbach y su rostro que fue registrado hace exactamente 80 años, el 19 de mayo de 1944, desde una abertura del tren que la conducirá a Auschwitz. Toda sociedad debe lidiar con el asedio de algo inmemorial, con una violencia suspendida cuyo desencadenamiento cada generación tendrá la tarea de impedir o al menos de nombrar.

Rigi: La moneda está en el aire

El RIGI es una típica manifestación del proceso de acumulación capitalista actual a escala internacional que relega toda participación e intervención local en los emergentes proyectos productivos basados en el neo-extractivismo. Se consagra y se promueve el predominio del gran capital en un modelo de desarrollo concentrado y excluyente ,dejándose afuera toda iniciativa en respaldo de los sectores productivos locales de pequeño y mediana dimensión que no coparticipa de las enormes inversiones previstas en el proyecto de ley. No hay una sola clausula que prevea la presencia de productores nacionales en las iniciativas ni que garantice la preservación de roles activos a los sectores productivos locales y a los trabajadores a contratar.

El imperialismo estadounidense intenta destruir el poder económico y político emergente de China: Qué hará Milei

La hegemonía estadounidense sobre la manufactura, el comercio y la tecnología se está debilitando. La posición del bloque imperialista de naciones del G7+ en el PIB global es ahora sólo dos veces mayor que la de China en comparación con 300 veces en 1970. La lucha entre las potencias imperialistas emergentes a finales del siglo XIX terminó en dos guerras mundiales en el siglo XX . El intento del imperialismo estadounidense de destruir el poder económico y político emergente de China plantea el mismo riesgo. El factor desequilibrante esta vez, es hacia dónde incline la balanza Javier Gerardo. Veremos.