¿Cooperación global? : “A largo plazo, todos estamos muertos”

La actual jefa del FMI, Kristalina Georgieva, busca un segundo mandato de cinco años como directora gerente del FMI después de haber sido nominada por una serie de países europeos para dirigir la institución. Al hacerlo, recientemente pronunció una serie de discursos en los que esbozó lo que, en su opinión, el FMI intentará lograr durante el resto de esta década.  

El FMI, Georgieva y Keynes

Kristalina Georgieva dijo que las principales economías están experimentando una desaceleración y un bajo crecimiento del PIB real y, según ella, la razón de esto es la creciente desigualdad de riqueza e ingresos .  “Tenemos la obligación de corregir lo que ha estado más gravemente mal en los últimos 100 años: la persistencia de una alta desigualdad económica. Las investigaciones del FMI muestran que una menor desigualdad de ingresos puede estar asociada con un crecimiento mayor y más duradero”, afirmó.

Es un argumento nuevo. Hasta hace poco, el FMI consideraba que un crecimiento más rápido dependía de una mayor productividad, el libre flujo de capital, la globalización del comercio internacional y la “liberalización” de los mercados, incluidos los mercados laborales (lo que significa debilitar los derechos laborales y los sindicatos). La desigualdad no entró en juego. Ésta era la fórmula neoliberal para el crecimiento económico. Pero la experiencia de la Gran Recesión de 2008-2009 y la crisis pandémica de 2020 parecen haber dado una lección a la jerarquía económica del FMI.

Ahora la economía mundial sufre un “ crecimiento anémico”.

Y la globalización se está fragmentando según líneas geopolíticas: en 2023 se impusieron alrededor de 3.000 medidas de restricción del comercio, casi tres veces más que en 2019. Georgieva está preocupada: “La fragmentación geoeconómica se está profundizando a medida que los países cambian los flujos comerciales y de capital. Los riesgos climáticos están aumentando y ya afectan el desempeño económico, desde la productividad agrícola hasta la confiabilidad del transporte y la disponibilidad y el costo de los seguros. Estos riesgos pueden frenar a las regiones con mayor potencial demográfico, como el África subsahariana”.

Mientras tanto, las tasas de interés más altas y los costos del servicio de la deuda están ejerciendo presión sobre los presupuestos gubernamentales, dejando menos espacio para que los países proporcionen servicios esenciales e inviertan en personas e infraestructura.

Por eso Georgieva quiere un nuevo enfoque para su próximo mandato de cinco años .  “Con la reciente mejora de las perspectivas globales a corto plazo, los responsables de la formulación de políticas del G20 tienen la oportunidad de recuperar el impulso político, fijando sus miras en un futuro más equitativo, próspero, sostenible y cooperativo”.  El anterior modelo neoliberal de crecimiento y prosperidad debe ser reemplazado por un “crecimiento inclusivo” que apunte a reducir las desigualdades y no sólo a aumentar el PIB real. Las cuestiones clave ahora deberían ser “la inclusión, la sostenibilidad y la gobernanza global, con un bienvenido énfasis en la erradicación de la pobreza y el hambre”.

El discurso sobre “crecimiento inclusivo” no es nuevo, pero proviene del FMI. ¿Cómo se debe hacer esto? Aquí Georgieva nos remite a las supuestas soluciones aparentemente proporcionadas por John Maynard Keynes durante la Gran Depresión de la década de 1930, en particular al ensayo fundamental de Keynes  Posibilidades económicas para nuestros nietos . 

Permítanme recordarles a los lectores que el ensayo de Keynes se basó originalmente en un discurso que pronunció ante estudiantes del King’s College de Cambridge en plena depresión de los años treinta.   Keynes estaba muy preocupado de que sus estudiantes se sintieran atraídos por alternativas marxistas a la crisis capitalista. Vio la necesidad de detener eso mostrando que el capitalismo saldría de su actual caos y eventualmente traería prosperidad para todos. 

Georgieva argumentó que Keynes había tenido razón al predecir que los avances tecnológicos aumentarían ocho veces el nivel de vida dentro de 100 años a partir de 1931. Georgieva retomó esto y dijo que el objetivo del FMI (¡durante los próximos 100 años!) era hacer lo mismo es decir. Lograr un aumento promedio de nueve veces en el nivel de vida de más de 8 mil millones de personas en el planeta. Pero, dice Georgieva, no se puede lograr “a menos que fomentemos una economía global más justa”.

En cuanto a la predicción de Keynes sobre el crecimiento desde la década de 1930, Georgieva no fue del todo precisa. El PIB real per cápita global era de 1.958 dólares en 1940 y alcanzó los 7.614 dólares en 2008. Dado el lento crecimiento reciente, el PIB per cápita global promedio podría alcanzar los 11.770 dólares en 2030. Pero eso es un aumento de sólo seis veces desde la década de 1930.

En su discurso, Georgieva admitió que “Él [Keynes] también era demasiado optimista acerca de cómo se compartirían los beneficios del crecimiento. La desigualdad económica sigue siendo demasiado alta, dentro y entre los países” . ¡No lo digas! No es que Keynes fuera demasiado optimista. Ignoró por completo la cuestión de la desigualdad que Georgieva ahora quiere abordar. Supuso que las principales economías capitalistas eran equivalentes a la economía mundial. Y no hizo distinción entre el núcleo imperialista y la periferia pobre o entre ricos y pobres dentro de un país. No se refirió en absoluto a la desigualdad; para él, el crecimiento promedio (medio) era suficiente.

¿Y qué ha pasado con la desigualdad de los ingresos globales desde el discurso de Keynes? Basta mirar el último análisis realizado por el experto en desigualdad global Branco Milanovic en un nuevo artículo.

El índice de desigualdad global (Gini) ha aumentado de aproximadamente 50 a principios del siglo XIX a aproximadamente 66 en la década de 1930, para luego llegar a cerca de 70 a fines del siglo XX . Desde entonces sólo ha retrocedido debido al ascenso de China, donde más de 900 millones de chinos han sido sacados de los niveles de pobreza definidos por el Banco Mundial. El Informe sobre la Desigualdad Mundial (WIR) 2022 muestra que después de tres décadas de globalización comercial y financiera, las desigualdades globales siguen siendo extremadamente pronunciadas… “casi tan grandes hoy como lo eran en el apogeo del imperialismo occidental a principios del siglo XX”. , (cuando Keynes hizo su discurso). Georgieva sostiene que la prosperidad y mejores niveles de vida ahora sólo son posibles reduciendo la desigualdad. Pero parece que Keynes no ofrece a Georgieva ninguna orientación al respecto. 

Entonces, ¿qué dicen los economistas del FMI y Georgieva que es necesario hacer para reducir la desigualdad? No proponen un impuesto al patrimonio de los multimillonarios; no proponen ninguna medida efectiva para acabar con los paraísos fiscales para los superricos y las grandes corporaciones. Me parece que su única medida es respaldar el reciente y vago acuerdo alcanzado para tener un impuesto mínimo a las ganancias corporativas a nivel mundial (con muchas lagunas jurídicas). Y sugieren tasas impositivas más altas en la parte superior de la distribución del ingreso, la introducción de un ingreso básico universal y un mayor gasto público en educación y salud .

Como mencioné en una publicación anterior, el destacado economista de desigualdad, Gabriel Zucman, fue invitado a dirigirse a la reunión de ministros de finanzas del G20 en Brasil y se le pidió que presentara medidas detalladas para gravar a los súper ricos. Zucman admitió que “ puede llevar años llegar a ese punto para los superricos”. ¿Cuál es la probabilidad de que los gobiernos del G20 acuerden alguna medida contra los multimillonarios o los paraísos fiscales? 

Y de todos modos, como sostuve en esa publicación, todas estas medidas fiscales son redistributivas; es decir, no abordan en primer lugar las causas de la desigualdad; simplemente apuntan a alguna redistribución posterior. Es como tomar medicamentos que pueden aliviar parte del dolor de cabeza, pero que no hacen nada para detener las causas de la gripe que lo sigue infectando. 

Los economistas del FMI han reconocido la distinción entre medidas predistributivas para reducir la desigualdad (sólo del ingreso) y medidas redistributivas. Pero las políticas predistributivas que sugieren se refieren sólo a los ingresos y no abordan la estructura económica de la desigualdad de la riqueza que en el pasado he sostenido que es clave. Además, ¿pueden realmente esperar que el gasto en educación, salud e infraestructura aumente en una economía mundial tal como funciona actualmente?

De hecho, los principales economistas de la desigualdad, Piketty, Saez y Zucman, concluyeron recientemente que “dados los cambios masivos en la distribución del ingreso nacional antes de impuestos desde 1980, existen límites claros a lo que pueden lograr las políticas redistributivas”.  Por eso , hoy en día, Piketty aboga por ir “más allá del capitalismo” para acabar con la desigualdad de ingresos y riqueza que, en mi opinión, es endémica de un sistema social en el que un pequeño grupo de personas posee todos los medios de producción y, a través de bancos y empresas, exprimir hasta el último centavo que puedan del resto de nosotros.

Georgieva concluye que “ en los próximos años, la cooperación global será esencial para gestionar la fragmentación geoeconómica y revitalizar el comercio, maximizar el potencial de la IA sin aumentar la desigualdad, prevenir cuellos de botella en la deuda y responder al cambio climático”.  ¿Cooperación global? Estamos en un mundo donde la rivalidad entre las principales potencias económicas se está intensificando, con Estados Unidos imponiendo aranceles comerciales, prohibiciones tecnológicas y medidas militares contra China, mientras Europa lleva a cabo una guerra por poderes con Rusia.

Destacando en su discurso la máxima de Keynes de que “a largo plazo, todos estamos muertos” , dijo: “ Quiso decir lo siguiente: en lugar de esperar a que las fuerzas del mercado arreglen las cosas a largo plazo, los responsables de las políticas deberían tratar de resolver los problemas a corto plazo”. correr”, dijo. “Y es un llamado al que estoy decidido a responder: hacer mi parte para un futuro mejor para mis nietos. Porque, como dijo Keynes en 1942: “A largo plazo, casi todo es posible”. ‘” Bueno, sí, a largo plazo, ‘casi todo es posible’ pero no necesariamente para el mejoramiento de la humanidad o del planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *