El espíritu de Marx

El libro Monopoly Capital de Paul Baran y Paul Sweezy es un clásico que ha perdurado mucho más allá de la coyuntura del capitalismo estadounidense que describió. De manera profunda y académica, sus autores expusieron la estructura subyacente de ese capitalismo, que determinaba la dinámica del sistema y, por lo tanto, los fenómenos "superficiales" del desempleo y la pobreza; síntomas no de una dolencia funcional pasajera en el capitalismo (los amados "fallos del mercado" por los economistas académicos), sino del modo mismo en que funciona el capitalismo moderno. A los autores del libro se les puede perdonar, por tanto, haber ofrecido solamente  un esbozo ligero de las ideas y teorías que utilizaron en su análisis. En este ensayo, se intenta desentrañar algunas de esas ideas y teorías para mostrar cómo representan un cambio respecto al análisis en la obra anterior de Sweezy, "La teoría del desarrollo capitalista", y cómo ambos libros están vinculados a las ideas de Karl Marx de una manera que solo puede entenderse a través del trabajo de Michał Kalecki y Josef Steindl. Baran y Sweezy conocían y admiraban a Kalecki y Steindl y, como se intenta mostrar, continuaron lo que podría llamarse el "proyecto" de Marx muy en su espíritu.

Kalecki y Steindl en la Transición a Monopoly Capital de Baran y Sweezy

Jan Toporowski

 

Desde Marx

La publicación de los escritos completos de Marx y Engels en diversas ediciones cada vez más completas hizo que fuera una práctica común entre los marxistas escudriñar sus obras en busca de citas o doctrinas afines a sus opiniones o entusiasmos; o, entre lectores más académicos, encontrar el significado “verdadero” de doctrinas particulares. Esto dio lugar a una retórica espléndida y prolija, pero a un análisis deficiente. El maestro de Sweezy, Joseph Schumpeter, tenía razón cuando señaló que “El frío metal de la teoría económica, en las páginas de Marx, está sumergido en tal riqueza de frases vaporosas que adquiere una temperatura que no le es natural”[1]. Esta retórica centra la atención en la doctrina y los clichés en lugar de en la comprensión. Probablemente sea la causa más común de la división sectaria entre los marxistas, así como de la ocultación de problemas en la teoría y la práctica. La economía política no es una sabiduría económica recibida, un conjunto de doctrinas que deben ser ciertas simplemente porque Marx lo dijo o porque es necesario tener un punto de partida teórico en cualquier estudio de la sociedad.

Para entender a Marx, al igual que con cualquier otro gran pensador, es necesario comprender no solo el contenido de lo que escribió, sino también su estructura. Solo en el contexto de esa estructura es posible descubrir el significado de observaciones particulares. En otras palabras, es necesario comprender el proyecto de Marx y, en particular para lo que aquí nos concierne, cómo ese proyecto fue continuado por Baran y Sweezy. El proyecto de Marx consistía en descubrir cómo la producción y distribución capitalistas determinan las formas en que el capitalismo ha evolucionado, combinado con una crítica sistemática de las ideas económicas y políticas dominantes en su época [2]. Como es bien sabido, la economía política de Marx se basa en una teoría del valor y de la creación de valor. El Volumen II de El Capital, titulado El Proceso de la Circulación del Capital, se suponía que mostraría cómo se realiza el valor. Este proceso es lo que ahora llamamos el flujo circular de ingresos: los flujos de ingresos que Marx describió en los esquemas de reproducción se presentan en este volumen. Sin embargo, no quedó satisfecho con el borrador que había escrito y tenía la intención de revisarlo. En particular, mostró un esquema de reproducción simple (reproducción sin ningún aumento en la producción o en el capital), pero no completó la exposición de la reproducción ampliada [3].

Tras la redacción de El Capital, ocurrió un cambio radical en el funcionamiento de la economía capitalista, con la aparición y proliferación de mercados de deuda a largo plazo y acciones en empresas capitalistas. La legislación a partir de la década de 1860 facilitó el establecimiento de sociedades anónimas en los países capitalistas avanzados, siendo pioneros Gran Bretaña y Estados Unidos. Esto transformó el capitalismo desde su forma “clásica” a mediados del siglo XIX, en la que las empresas eran propiedad y estaban controladas por capitalistas individuales y sus socios más o menos activos, hasta su forma moderna del siglo XX, dominada por grandes sociedades anónimas [4]. Las primeras sociedades anónimas creadas para construir canales y ferrocarriles y para financiar minas de carbón habían requerido legislación especial. (Estas primeras corporaciones fueron el tema de la tesis doctoral de Paul Sweezy, Monopolio y Competencia en el Comercio del Carbón Inglés, 1550-1850) [5].

Los procesos de centralización y concentración facilitados por este cambio tuvieron dos consecuencias de radical importancia para la estabilidad del capitalismo. En primer lugar, las grandes empresas capitalistas con acceso a los mercados de capital (deuda a largo plazo y acciones negociadas en la bolsa) pudieron financiar sus activos industriales a largo plazo con bonos o acciones. Esto redujo su vulnerabilidad a las repentinas escaseces de crédito. Antes de este cambio en la financiación corporativa, la empresa capitalista clásica se financiaba típicamente con el capital del propietario. Pero a medida que avanzaba la mecanización de la producción, surgía una necesidad constante de capital adicional que generalmente se satisfacía mediante préstamos bancarios a corto plazo, que debían renovarse durante la vida útil del equipo de capital productivo que financiaban [6] . Si los bancos mostraban reticencia a prestar, el empresario capitalista (el “capitalista en funcionamiento” de Marx) no podría renovar la deuda a corto plazo pendiente y, enfrentado a una falta de liquidez, la empresa podría quebrar. Esta es la crisis financiera típica del capitalismo clásico. Fue descrita en el texto que formó la base de la teoría de crisis financieras tanto en la economía convencional como en la economía política radical, el estudio de Tugan-Baranovsky sobre las crisis bancarias inglesas, que acompañó a su famosa “solución” al problema de la tasa decreciente de ganancia mediante el aumento de la intensidad de capital de la producción [7].

En su prefacio de 1932 a la segunda edición de Crisis Comerciales de Hyndman, el destacado economista político liberal John A. Hobson, quien influyó en la teoría del imperialismo de Lenin, atribuyó las características de las crisis del siglo XIX a las del siglo XX, con implicaciones de subconsumo:

“El interés de los lectores modernos se verá atraído por el carácter común de las nueve crisis del último siglo y por la abundancia de información que arrojan sobre los problemas actuales del mundo. Incluso en la recesión que siguió a la guerra napoleónica, el germen de todas las recesiones posteriores era claramente discernible: el exceso de mercancías invendibles debido a la caída de los precios, la paralización de la producción en todo el sistema industrial y el persistente desperdicio del desempleo. En cada crisis subsiguiente, aunque los problemas financieros figuraban como la causa inmediata del colapso, la misma paradoja que enfrenta al mundo hoy era claramente visible: una aceleración del poder de producción no acompañada por un crecimiento correspondiente del poder adquisitivo y del consumo.”[8]

El cambio en la financiación corporativa capitalista afectó las formas organizativas y la estructura de las empresas capitalistas, el curso de las crisis financieras y la dinámica capitalista en general. La aparición de mercados de deuda a largo plazo permitió al empresario capitalista refinanciar préstamos bancarios a corto plazo con bonos a largo plazo. Para el capitalista con acceso a dicha financiación a largo plazo, prácticamente se eliminaba cualquier vulnerabilidad a una restricción crediticia bancaria [9]. Al mismo tiempo, el empresario capitalista tenía que asegurarse de que la empresa contara ahora con suficientes reservas líquidas para realizar pagos de intereses y dividendos sobre deudas a largo plazo o acciones, y luego garantizar que los tenedores de bonos o acciones no se vieran afectados por la escasez de liquidez en los mercados de bonos o acciones. Dicha escasez dificulta la venta de un bono o acción a un buen precio y condena a su propietario a retenerlo hasta que los precios mejoren, con solo un flujo de efectivo en forma de intereses o dividendos. Por lo tanto, las empresas están obligadas a mantener capital excedente que se recicla en la reestructuración de su financiamiento.

El segundo cambio importante que acompañó a la expansión de la financiación a largo plazo fue el surgimiento del capital monopolista. Las empresas ahora podían expandirse de manera mucho más expedita al comprar las deudas a largo plazo o acciones de sus competidores, en lugar de inmiscuirse en al precario negocio de competir en la producción para sacar del mercado a sus competidores. Los fideicomisos (en inglés,trusts) y monopolios que dominaban el capitalismo a fines del siglo XIX fueron creaciones de los mercados de capital, en lugar de ser, como creía el académico Alfred Marshall, resultados de monopolios “naturales” o políticos, o de rendimientos crecientes a escala.

Rudolf Hilferding reconoció que la conexión con los mercados de capital constituye la esencia del capital monopolista. En su obra El Capital Financiero, Hilferding propuso por primera vez una explicación de un nuevo tipo de inestabilidad capitalista, causada por la interacción entre segmentos monopolísticos y competitivos en la economía capitalista: las corporaciones podían estabilizar sus finanzas mediante el acceso al mercado de capital y el uso del poder monopolístico y cárteles para asegurar una participación desproporcionadamente grande del excedente generado en la economía. Esto significaba que eran menos propensas, en una recesión, a eliminar la capacidad excedente cuyo desguace era la condición previa para una recuperación impulsada por la inversión. Esto prolongaba la depresión económica y obligaba a cargar con el ajuste en la capacidad productiva al sector competitivo de la economía [10]. Hilferding anticipó que los capitalistas en el sector competitivo de la economía naturalmente se cansarían de que los monopolistas les impusieran crisis económicas y eventualmente se unirían a cárteles para obtener alguna protección contra la inestabilidad económica [11].

Kalecki y Steindl se suman al debate

La conclusión de Hilferding de que el capitalismo había cambiado su modo de operación, su estructura y su dinámica fue ampliamente aceptada por los marxistas, incluso si muchos rechazaron su opinión de que la cartelización y la coordinación de la actividad empresarial podrían funcionar de eficaces estabilizadores de la economía capitalista [12]. De su legado intelectual, su teoría del imperialismo y su distinción entre el capitalismo “clásico” y el “monopolista” fueron ampliamente aceptadas por marxistas como Vladimir Lenin [13]. La mayor controversia entre los marxistas se despertó con las insinuaciones de Hilferding de que el capitalismo podría ser estabilizado mediante la gestión de sus mercados. Entre los marxistas de Europa central, los argumentos en torno a esta idea se superpusieron con los debates sobre la crítica de Rosa Luxemburgo a la ortodoxia marxista y las preguntas que planteó sobre cómo se convierte el plusvalor en dinero. Por un lado, Tugan-Baranovsky había esbozado posibilidades de desarrollo capitalista con un mayor uso de maquinaria, las cuales se encontraban limitadas, como en Hilferding, por contradicciones políticas. Por otro lado, Henryk Grossman argumentó que el capitalismo estaba destinado a colapsar debido a la inevitabilidad de la disminución del plusvalor. Paul Sweezy ofreció un buen y juicioso resumen de los problemas en el capítulo sobre la “controversia del colapso” en su primera exposición seria de la economía marxista, La Teoría del Desarrollo Capitalista.

Pero Sweezy no abordó todos los temas que surgieron de esas discusiones. Entre los contribuyentes al debate estaba el socialdemócrata alemán Emil Lederer, quien en 1927 publicó una teoría del ciclo económico que puede verse como una crítica directa a la tesis de estabilización económica de Hilferding. Lederer argumentaba que los monopolios y cárteles tienden a hacer que los ciclos económicos sean más extremos, porque esos monopolios tienden a sobreinvertir en un auge y aseguran que los precios al consumidor no caerán en una recesión tanto como los salarios (para que los salarios reales caigan) [14]. Por lo tanto, atribuía los auge a la inversión, pero consideraba que las recesiones y depresiones eran atribuibles en última instancia a la falta de demanda de consumo. En cuanto al auge, Lederer estaba claramente anticipando a Kalecki. En cuanto a la recesión, Lederer aún estaba sujeto al subconsumismo que predominaba entre los críticos radicales del capitalismo, y que se puede encontrar en Marx y en la Teoría del Desarrollo Capitalista de Sweezy.

Kalecki no estaba al tanto de la teoría del ciclo económico de Lederer. Pero el economista polaco se sumó fácilmente a la crítica de la estabilización monopolística predicha por Hilferding. El resultado fue que la teoría del ciclo económico de Kalecki resolvió simultáneamente el problema que Rosa Luxemburgo había encontrado en la teoría de reproducción capitalista de Marx, es decir, cómo los capitalistas pueden realizar sus ganancias en forma de dinero, y anticipó el análisis de Keynes, mostrando cómo la producción y el empleo en una economía capitalista dependen del nivel de inversión en esa economía [15]. Lo que surgió de la “Teoría General” de Keynes fue una destacada teoría de la demanda agregada en un entorno de financiamiento a largo plazo. Sin embargo, lo que faltaba era cualquier análisis de las finanzas corporativas que revelara el lugar del capital financiero (en lugar de la “demanda agregada” abstracta) en el corazón del capitalismo moderno y la conexión con el análisis de Marx que muestra la necesidad de inversión para realizar ganancias.

Kalecki observaría más tarde que su teoría ya estaba “contenida en el famoso esquema marxiano de ‘reproducción ampliada’. “Pero en el Volumen II de “El Capital”, los problemas del ciclo económico”, escribió,

“se tratan desde un punto de vista bastante paradójico. Está interesado en descubrir, con la ayuda de ecuaciones de intercambio, el ritmo de inversión en las industrias de bienes de inversión y consumo, que es necesario para asegurar una expansión constante de la producción… No presta atención al problema de qué sucede si la inversión es insuficiente para asegurar el equilibrio móvil, y por lo tanto, no se acerca a la idea de la posición clave de la inversión en la determinación del nivel total de producción y empleo. Exactamente la actitud opuesta la representa una de sus eminentes discípulas, Rosa Luxemburgo. En su obra “Acumulación de Capital” destacó el punto de que, si los capitalistas están ahorrando, sus ganancias solo se pueden “realizar” si gastan una cantidad correspondiente en inversión. Sin embargo, consideraba imposible la persistencia de la inversión neta… La teoría no puede ser aceptada en su totalidad, pero la necesidad de cubrir la “brecha del ahorro” mediante la inversión interna o las exportaciones fue delineada por ella quizás de manera más clara que en cualquier otro lugar antes de la publicación de la “Teoría General” del Sr. Keynes.” [16]

Por lo tanto, Kalecki trasladó la razón de una demanda agregada insuficiente del subconsumo, una característica evidente de la pobreza en todas las sociedades, a la falta de inversión, que impide la plena realización de las ganancias. Fue más allá e intentó mostrar que la función crucial en una economía capitalista del sistema de precios no radica simplemente en igualar la oferta y la demanda en los mercados, un hecho común en el capitalismo mercantil, sino que radica en determinar la distribución de las ganancias entre las empresas capitalistas. Es a través de su manipulación de los precios en los mercados que las corporaciones o los capitalistas monopolistas aseguran para sí una parte desproporcionada de las ganancias realizadas a través de la inversión y el comercio en la economía. Esto desarrolla nuevamente percepciones que se encontraban anteriormente en Hilferding y Marx [17]. Pero cabe señalar que el monopolio no es el resultado de operaciones en los mercados de bienes y servicios, donde los monopolistas pueden tener una posición dominante, sino que es el resultado de sus operaciones en el mercado de capitales. Las corporaciones dominantes de hoy, como General Electric, Tata, Boeing o Microsoft, no lograron su preeminencia a través de su capacidad para producir equipos eléctricos, acero, aviones o software mejor que sus competidores, sino comprando a esos competidores en el mercado de valores.

Esta visión teórica fue retomada por Steindl, amigo de Kalecki, desde el momento en que trabajaron juntos como exiliados antifascistas en Oxford durante la Segunda Guerra Mundial. Steindl recordaría más tarde:

“En una ocasión hablé con Kalecki sobre la crisis del capitalismo. Ambos, al igual que la mayoría de los socialistas, dábamos por sentado que el capitalismo estaba amenazado por una crisis de existencia, y considerábamos la estancamiento de la década de 1930 como un síntoma de una crisis tan importante. Pero a Kalecki no le resultaban convincentes las razones dadas por Marx para el desarrollo de tal crisis; al mismo tiempo, no tenía una explicación propia. “Todavía no sé”, dijo, “por qué debería haber una crisis del capitalismo”. Añadió: “¿Podría tener algo que ver con el monopolio?” Posteriormente, me sugirió a mí y al Instituto [de Estadística de Oxford, donde estaban trabajando] que debería trabajar en este problema antes de abandonar Inglaterra.” [18]

Así comenzó el trabajo de Steindl en su libro más importante, “Madurez y Estancamiento en el Capitalismo Estadounidense“, que junto con la “Teoría de la Dinámica Económica” de Kalecki tuvo una gran influencia en Baran y Sweezy. Como observó Steindl más tarde, la pregunta planteada por Kalecki “era un problema muy marxista, pero mis métodos para abordarlo eran kaleckianos” [19]. Resumiendo de forma concisa, “Madurez y Estancamiento” de Steindl sostenía que el capital monopolista podía utilizar su control sobre los mercados para evitar la eliminación de la capacidad excedente en la industria. En el capitalismo competitivo, deshacerse de la capacidad excedente es la condición previa para una recuperación económica cuando la inversión de las empresas se reinicia, aunque solo sea para reemplazar equipos desgastados. Según Steindl, las corporaciones siguen operando con capacidad excedente, cubriendo los costos más altos de ese excedente con sus beneficios monopolísticos. Sin embargo, la capacidad no utilizada desalienta la inversión fija en la economía y, por lo tanto, mantiene un régimen de estancamiento económico debido a la falta de inversión.

Kalecki y Steindl retomaron así el proyecto de Marx y lo desarrollaron para las condiciones del capitalismo del siglo XX, basándose en el trabajo de Luxemburg y Hilferding. La mayoría de los contemporáneos marxistas de Kalecki y Steindl reaccionaron de manera diferente a esas mismas condiciones y eventos en la primera mitad del siglo pasado. La respuesta a las ideas de Keynes en la teoría económica y la política fue señalar que Keynes no se adhirió a la teoría del valor trabajo, incluso si reconocía un problema de demanda insuficiente en la economía. Este fue entonces el pretexto para lo que he llamado en otro lugar el retroceso marxista al socialismo ricardiano, es decir, una regresión a los principios fundamentales de los economistas políticos radicales que precedieron a Marx, escritores como John Gray (1799–1883) y Thomas Hodgskin (1787–1869). Esos principios fundamentales eran la teoría del valor trabajo (de la cual los socialistas ricardianos derivaron su caso a favor del socialismo como el derecho del trabajo al resultado de lo producido) y el subconsumo como la causa de la pobreza en el capitalismo, porque a los trabajadores no se les pagaba el valor completo de su trabajo y, por lo tanto, no podían comprar todo lo que producían. Aunque Marx criticó a los socialistas ricardianos por su crítica moral del capitalismo y su incapacidad para ver el funcionamiento del sistema en su conjunto, compartió su insistencia en el trabajo como fuente de todo valor y reconoció el subconsumo como un síntoma de la depresión capitalista [20]. La experiencia de la década de 1930 reforzó esos elementos en el pensamiento económico marxista. Como observaría Steindl sobre desarrollos posteriores en el marxismo, que también fueron en parte una reacción a “Monopoly Capital” de Baran y Sweezy:

“El marxismo y la economía radical, principalmente surgidos de las filas del movimiento estudiantil desde aproximadamente 1968, han llegado a oponerse a la corriente principal… Este movimiento no ha penetrado en la economía, más bien ha establecido un gueto. Ha creado un lugar para sí mismo en las universidades y ha dejado intacta la corriente principal, y eso se debe principalmente a la actitud de los propios marxistas, especialmente a su falta de interés en la política económica actual. El renacimiento de Marx se ha concentrado no en la emulación, sino en la exégesis de su obra. Sin duda, se ha logrado mucho aquí y podemos estar agradecidos por ello. Pero el trabajo de Marx es resultado de la época que le tocó vivir y los economistas marxistas no parecen seguir su ejemplo.” [21]

La Monthly Review fue una honorable excepción a estos desarrollos en el marxismo. El recurso a la insuficiencia de consumo como explicación para la depresión económica y la estancación por marxistas que retrocedían al socialismo ricardiano era simplemente un síntoma de un rechazo mucho más fundamental de cualquier distinción entre el capitalismo clásico que Marx describió y el capitalismo financiero que surgió después de la década de 1870. Por eso muchos marxistas se vieron sorprendidos por la creciente prominencia de las finanzas en los primeros años de este siglo. Ese es también el motivo por qué las teorías de la “financiarización” que surgieron de este análisis marxista combinan el capitalismo clásico con la insuficiencia de consumo, reforzada por una visión ricardiana de la deuda en la que la deuda nunca es un activo, como lo es en un sistema crediticio, sino simplemente un reclamo usura sobre los ingresos. Una visión mucho más sofisticada de las finanzas fue presentada por Kalecki y Steindl, y más tarde por Sweezy y Magdoff, precisamente porque reconocieron las innovaciones en la empresa capitalista que señaló Hilferding en su Capital Financiero.

La Transición al Monopoly Capital

En su introducción a Monopoly Capital, Baran y Sweezy presentaron su nuevo libro como “una continuación directa de nuestro trabajo anterior” [22]. Mencionan en particular dos libros: The Theory of Capitalist Development de Paul Sweezy y The Political Economy of Growth de Paul Baran. Sweezy había publicado el primero en 1942, en un momento en el que conocía la obra de Keynes (cuya Teoría General elogió como “indudablemente la obra más importante de un economista inglés desde los Principios de Ricardo” y marcando “el surgimiento de la economía anglosajona después de aproximadamente un siglo de esterilidad” [23]). Pero no menciona a Kalecki. El análisis de la depresión capitalista dado en este libro anterior es fundamentalmente un análisis de insuficiencia de consumo. La tendencia hacia el monopolio, escribió Sweezy, “reduce la tasa de consumo” a medida que los salarios y el empleo se comprimen, mientras que la inversión se dirige al sector competitivo donde devuelve una tasa de ganancia más baja: “La inversión en industrias monopolizadas se ve obstaculizada; el capital se aglomera en áreas más competitivas. Por lo tanto, la tasa de ganancia relevante para las decisiones de inversión se reduce. Esto es un factor que causa depresiones independientemente tanto de la tendencia general a la baja de la tasa de ganancia como de la tendencia a la insuficiencia de consumo” [24].

Sweezy finalmente conoció la obra de Kalecki cuando este último llegó a Nueva York a finales de 1946 para trabajar en las Naciones Unidas. Los dos hombres se reunieron regularmente durante los nueve años que Kalecki estuvo en Nueva York. La influencia de sus discusiones en Baran y Sweezy es evidente. El libro de Baran, publicado en 1957, cita a Kalecki y Steindl, en un análisis que reconoce el papel de la inversión en la realización de la ganancia [25]. En su introducción, Baran mencionó a Kalecki, junto con Charles Bettelheim, Maurice Dobb, Leo Huberman, Oskar Lange y Joan Robinson, como “amigos” que discutieron ideas clave del libro con su autor y leyeron todo o partes del manuscrito [26].

En Monopoly Capital hay un cambio de enfoque respecto al libro anterior de Sweezy. El problema fundamental en el capitalismo, su tendencia al estancamiento, ya no es la subconsumo general, porque los trabajadores no pueden gastar el valor completo de su trabajo y porque los monopolios pueden reducir los ingresos reales por salarios, sino más bien el problema menos obvio de la monetización de la ganancia que Luxemburg identificó y Kalecki aclaró [27]. En el capítulo 4 de Monopoly Capital, los autores presentan claramente el método fundamental por el cual el “excedente” capitalista es “absorbido” (o monetizado), a través del consumo e inversión de los capitalistas. La causa del estancamiento radica en la inversión insuficiente y el “desperdicio” vebleniano del esfuerzo de ventas, la publicidad, el militarismo y la burocracia. Este cambio en el análisis del estancamiento capitalista por parte de sus autores se debió a sus discusiones con Kalecki y Steindl.

Monopoly Capital representa la convergencia de la economía política marxista con las ideas que surgieron a raíz del desarrollo de esa economía política por Luxemburg y Hilferding, ideas que serían acertadamente descritas como la Revolución Keynesiana, si solo Keynes hubiera entendido el impacto de Luxemburg y Hilferding en la teoría económica [28]. La crítica de Kalecki a Luxemburg y su crítica implícita a Hilferding no solo sentaron las bases para la contribución de Kalecki a la Revolución Keynesiana, sino también para la comprensión más clara de Baran y Sweezy sobre el capitalismo y sus limitaciones.

Notas

  1. Joseph A. Schumpeter,Capitalism, Socialism and Democracy (London: Allen and Unwin, 1987), 21.El propio trabajo de Sweezy fue efectivo precisamente porque evitó el exceso apasionado y se conformó con permitir que el análisis y los hechos hablaran por sí mismos.
  2. See Marx’s “Preface to the First German edition,”Capital, vol. 1 (London: Allen and Unwin, 1938), o su prefacio aA Contribution to the Critique of Political Economy (New York: International Publishers, 1970).
  3. Karl Marx,Capital, vol. 2 (London: Lawrence and Wishart, 1974), chapters XX and XXI.
  4. Charles P. Kindleberger,A Financial History of Western Europe (Oxford: Oxford University Press, 1993), capítulo 11.Engels intentó incorporar este cambio en el “Capital” de Marx con un breve capítulo sobre el mercado de valores: “Supplement to Capital Volume Three,” in Marx,Capital, vol. 3 (London: Lawrence and Wishart, 1974). Pero los comentarios de Engels no fueron más allá de despreciar la especulación en ese mercado, en términos que son moneda común en las críticas modernas y superficiales a las finanzas.
  5. Paul M. Sweezy,Monopoly and Competition in the English Coal Industry, 1550–1850 (Cambridge, MA: Harvard University Press, 1938).
  6. Véase Maurice H. Dobb,Papers on Capitalism, Development and Planning (London: Routledge and Kegan Paul, 1967), 26–30; Karl H. Niebyl,Studies in the Classical Theories of Money (New York: Columbia University Press, 1946), capítulo 3; Kindleberger,A Financial History of Western Europe, 94–96.
  7. Mikhail I. Tugan-Baranovsky,Pyeryodycheskye promyshlennye krizisy, Istoriya anglyskikh krizisov, Obshchaya teoria krizisov (Smolensk, 1923).
  8. H. M. Hyndman,Commercial Crises of the Nineteenth Century (London: Allen and Unwin, 1932).
  9. Cf. Rudolf Hilferding,Finance Capital (London: Routledge and Kegan Paul, 1981), 87–88.
  10. Hilferding,Finance Capital, chapter 20.
  11. Hilferding,Finance Capital, 349–50.
  12. Para darle su mérito, Hilferding no quería decir que el capitalismo pudiera eliminar sus problemas y contradicciones. Pero estos serían más políticos y sociales que económicos. Las antagonismos de clase seguirían existiendo y, por supuesto, todo el sistema se volvía dependiente del imperialismo. Hilferding,Finance Capital, capítulos 22 and 23.
  13. Vladimir I. Lenin,Imperialism, the Highest Stage of Capitalism (Moscow: Progress Publishers, 1969). Cf. Niebyl,Studies in the Classical Theories of Money.
  14. Emil Lederer, “Konjunktur und Krisen,” inGrundriß der Sozialőkonomik (Tubingen: Mohr, 1925), 354–413.
  15. Michał Kalecki, “Essay on the Business Cycle Theory,” in Jerzy Osiatyński, ed.,Collected Works of Michał Kalecki, vol. 1 (Oxford: Clarendon, 1990), 65–108.
  16. Michał Kalecki, Essays in the Theory of Economic Fluctuations (London: Allen and Unwin, 1939), 45–46.
  17. Hilferding,Finance Capital, 190–91; Marx,Capital, vol. 3, 861. Nada ilustra mejor la banalidad estrecha de la economía de los libros de texto que su obsesión con la noción de que los precios igualan la oferta y la demanda, y hacen solo eso.
  18. Josef Steindl, “Reflections on the Present State of Economics,”Banca Nazionale del Lavoro Quarterly Review 37, no. 148 (1984): 3–14; republished inMonthly Review 36, no. 9 (February 1985): 40–41.
  19. Steindl, “Reflections on the Present State of Economics.”
  20. See J. E. King, “Utopian or scientific? A reconsideration of the Ricardian Socialists,”History of Political Economy 15, no. 3, 345–73.
  21. Steindl, “Reflections on the Present State of Economics,” 249–50.
  22. Paul A. Baran and Paul M. Sweezy,Monopoly Capital (New York: Monthly Review Press, 1966), 19.
  23. Paul M. Sweezy,The Theory of Capitalist Development (New York: Monthly Review Press, 1964), 52.
  24. Sweezy,The Theory of Capitalist Development, 277 and 285.
  25. Paul A. Baran,The Political Economy of Growth (New York: Monthly Review Press 1957), 35, 70–74.
  26. Baran,The Political Economy of Growth, ix.
  27. John Bellamy Foster calls this the “classic underconsumptionist fallacy” inThe Theory of Monopoly Capitalism: An Elaboration of Marxian Political Economy (New York: Monthly Review Press, 1986), 75.
  28. Véase también Tracy Mott, “In What Sense Does Monopoly Capital Require Monopoly? An Essay on the Contribution of Kalecki and Steindl,” in John B. Davis, ed.,The Economic Surplus in Advanced Economies (Aldershot, UK: Elgar, 1992).El libro de John Davis, junto al de Foster,The Theory of Monopoly Capitalism, y Tadeusz Kowalik,Rosa Luxemburg’s Theory of Accumulation and Imperialism (Basingstoke, UK: Palgrave Macmillan, 2014) son lecturas esenciales para entender el significado de la obra de Baran y Sweezy.

 

profesor de teoría económica y finanzas en la School of Oriental and African Studies de la Universidad de Londres.

Fuente:

https://monthlyreview.org/2016/07/01/kalecki-and-steindl-in-the-transition-to-monopoly-capital/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *