Gran Bretaña: Una narrativa paqueta

Cuando Reeves estuvo en Washington antes de las recientes elecciones británicas, dijo a su audiencia que “ la globalización, tal como la conocíamos, está muerta” . Y tenía razón. El gran auge del comercio mundial desde los años 1990 se detuvo bruscamente después de la Gran Recesión de 2008-9 y desde entonces el comercio mundial se ha estancado básicamente. Y eso se ha expresado en el Reino Unido, que ahora tiene el mayor déficit comercial de su historia.

Securonomics de Gran Bretaña

Michael Roberts

En Japón se ha aplicado la Abenomics , en la India la Modinomics y en Estados Unidos la Bidenomics . Ahora tenemos la Securonomics en Gran Bretaña. Se trata de una terminología elegante para referirse a los principios básicos de la política económica del nuevo gobierno laborista del Reino Unido, tal como los expuso su nueva ministra de Finanzas (a la que en Gran Bretaña llaman curiosamente la Canciller del Tesoro), Rachel Reeves, ex economista del Banco de Inglaterra.

Cuando Reeves estuvo en Washington antes de las recientes elecciones británicas, dijo a su audiencia que “ la globalización, tal como la conocíamos, está muerta” . Y tenía razón. El gran auge del comercio mundial desde los años 1990 se detuvo bruscamente después de la Gran Recesión de 2008-9 y desde entonces el comercio mundial se ha estancado básicamente. Y eso se ha expresado en el Reino Unido, que ahora tiene el mayor déficit comercial de su historia. Y no se trata sólo de comercio.

La inversión extranjera ha ido disminuyendo, algo de lo que el capital británico ha dependido cada vez más desde la década de 1980. El Reino Unido está recibiendo menos inversiones productivas de empresas extranjeras en la economía. El número de proyectos de inversión extranjera directa (IED) que llegan al Reino Unido ha caído un 6% interanual durante los últimos dos años, alcanzando un mínimo de 1.555 en 2023. Esto representa una importante disminución del 16% desde la pandemia.

La pandemia de COVID fue la gota que colmó el vaso. Las cadenas de suministro globales colapsaron, el comercio y la inversión se redujeron. El crecimiento económico mundial se está desacelerando –el FMI lo llama los “tibios años veinte” y el Banco Mundial pronostica las peores tasas de crecimiento en 30 años. A Reeves le ha quedado claro que Gran Bretaña ya no puede depender de la expansión global. Gran Bretaña debe valerse por sí misma.

Así, tenemos la “securonomics”, que en realidad significa un enfoque nacionalista de la economía. El lema entre muchas economías del G7 es “estrategia industrial”. Los “mercados libres” han quedado atrás; ahora los gobiernos deben lanzar políticas que orienten y alienten a sus propios sectores capitalistas a invertir y producir en las “áreas adecuadas” para impulsar el crecimiento económico. Mientras que la Abenomics, la Modinomics y la Bidenomics eran en su mayoría una mezcla de políticas anticuadas de estímulo fiscal y crediticio keynesiano para impulsar la “demanda agregada” y el empleo, junto con medidas estructurales neoliberales para debilitar el movimiento obrero y privatizar los activos estatales, Reeves afirma que la securonomics es diferente.

En su reciente conferencia en Mais (Mais es una escuela de negocios en el corazón de la City de Londres), dirigida a los representantes de las grandes empresas y las finanzas, Rachel Reeves expuso una visión diferente: que un Estado “activo” puede garantizar la seguridad de las empresas; proporcionar una “plataforma ” de seguridad desde la que podamos “impulsar un crecimiento económico sostenible ”. Como ella misma lo expresó: “ El crecimiento económico sostenido es la única vía para mejorar la prosperidad de nuestro país y el nivel de vida de los trabajadores. Por eso es la primera misión del Partido Laborista para el gobierno. Significa ser pro-empresas y pro-trabajadores. Somos el partido de la creación de riqueza”. Securonomics significa depender “de un Estado dinámico y estratégico ”. Pero eso “ no significa un gobierno en constante crecimiento, sino un gobierno más activo, más inteligente, que trabaje en asociación con las empresas, los sindicatos, los líderes locales y los gobiernos descentralizados ” .

Así pues, el nuevo gobierno laborista no esperará a que el sector capitalista invierta, emplee y crezca, sino que intervendrá para “alentarle” a que vaya en la dirección correcta para la reactivación industrial de Gran Bretaña. No se trata de una toma de control de los sectores capitalistas para que los gestione el Estado. Sí, habrá más inversión pública, pero sólo “cuando pueda desbloquear inversiones adicionales del sector privado, crear puestos de trabajo y proporcionar un rendimiento a los contribuyentes ”  . La estrategia industrial del laborismo estará “orientada a una misión y centrada en el futuro. Trabajaremos en colaboración con la industria para aprovechar las oportunidades y eliminar las barreras al crecimiento”.

Esto recuerda mucho a la estrategia económica de Mariana Mazzucato, la economista izquierdista italoamericana que considera que lo que necesita el capitalismo moderno es una asociación “orientada a un propósito” entre los sectores público y privado. Mazzucato aboga por una asociación público-privada que pueda “captar una visión común en toda la sociedad civil, las empresas y las instituciones públicas “. Los gobiernos y las empresas capitalistas deberían compartir los riesgos y luego repartir las recompensas:  “No se trata de arreglar los mercados, sino de crearlos”.  Mazzucato lo resume así: “La economía de las misiones ofrece un camino para rejuvenecer el Estado y, por lo tanto, reparar el capitalismo, en lugar de acabar con él”. Ese es también el propósito de la securonómica.

Pero ¿puede la securonomics reconstruir el Humpty Dumpty de una Gran Bretaña rota? La clave debe ser un aumento pronunciado de la inversión productiva para restablecer el crecimiento económico que generará más ingresos para todos y más ingresos para que el gobierno los invierta en satisfacer las necesidades sociales en materia de salud y asistencia social, educación, transporte, comunicaciones y vivienda, todas las cuales están tambaleándose y fallando en una Gran Bretaña rota.

¿De dónde vendrá la inversión adicional? Como mostré en mi artículo anterior sobre Gran Bretaña, la relación inversión/PIB del Reino Unido es patéticamente baja (alrededor del 17% del PIB en comparación con el promedio del G7 del 23%) y la inversión de las grandes corporaciones es aún menor, un 10% del PIB. En cuanto a la inversión pública, esa relación es tan solo del 2% del PIB del Reino Unido.

Un estudio reciente de la LSE pedía un aumento de la inversión pública del 1% del PIB, o un aumento de 26.000 millones de libras al año a los precios actuales.  Pero, ¿qué proponen Rachel Reeves y el Partido Laborista? Planean sólo 7.300 millones de libras “en el transcurso de la próxima legislatura”, a través de un Fondo Nacional de Riqueza “que haga inversiones transformadoras en todas las partes del país ”. El Partido Laborista liderado por Corbyn propuso 25.000 millones de libras; pero el liderazgo de Reeves-Starmer propone sólo una cuarta parte de esa cantidad y una fracción de lo que incluso los economistas de la LSE estiman que se necesita. De hecho, lo que se necesita para una transformación adecuada de la industria y los servicios públicos es más bien 60.000 millones de libras al año durante los próximos cinco años, o un aumento de al menos 2-3% del PIB cada año. En cambio, el plan del Partido Laborista para nosotros en realidad implica una caída de la inversión pública como porcentaje del PIB durante esta legislatura.

Por supuesto, la esperanza es que este pequeño aumento de la inversión pública atraiga “tres libras de inversión privada por cada libra de inversión pública, creando empleos en todo el país”.   Pero incluso si así fuera (y eso es dudoso), el aumento total seguiría estando muy, muy por debajo de lo que se necesita para dar un giro a la economía del Reino Unido.

¿Por qué los dirigentes laboristas se muestran tan tímidos a la hora de aumentar la inversión pública? La primera razón es que, como la economía del Reino Unido es tan débil, los ingresos fiscales del gobierno son demasiado bajos para financiar una mayor inversión. La única manera de hacerlo sería que el gobierno se endeudara más, es decir, emitiendo bonos gubernamentales a los bancos, etc. Pero eso aumentaría el déficit del presupuesto gubernamental y elevaría el nivel de deuda pública, que ya se encuentra en un nivel récord.

Sí, el gobierno podría ignorar la falta de “margen fiscal”, como se dice, y simplemente seguir adelante y pedir prestado mucho más con la expectativa de que la inversión adicional impulsaría el crecimiento y los ingresos y así se pagaría por sí sola y evitaría una creciente carga de deuda.  Eso es lo que Sheila Graham, la líder izquierdista del mayor sindicato de Gran Bretaña, UNITE, le sugirió a Reeves . De hecho, si usted es partidario de la Teoría Monetaria Moderna (TMM), ni siquiera se molestaría en emitir bonos, en lugar de eso simplemente “imprimiría el dinero”, es decir, conseguiría que el Banco de Inglaterra le acredite a los bancos con más miles de millones.

Pero, ¿qué pensarían de ello los inversores extranjeros y los tenedores de bonos? En efecto, en octubre de 2022, en su afán por el “crecimiento”, la primera ministra conservadora Liz Truss, nombrada brevemente como primera ministra, propuso precisamente eso. ¿Qué ocurrió? El Banco de Inglaterra hizo lo contrario y subió los tipos de interés, mientras que los tenedores de bonos extranjeros se lanzaron a la fuga de capitales y la libra se desplomó en valor. Los dirigentes laboristas temen una huelga de inversores similar en los mercados financieros si piden prestado “demasiado”. Así que, en cambio, están planeando pedir prestado demasiado poco.

Starmer-Reeves también ha apaciguado a la City de Londres al anunciar que no aumentará las tasas del impuesto sobre la renta ni las de la seguridad social (dado que los ingresos fiscales en relación con el débil PIB están en su nivel más alto desde la guerra). De hecho, incluso se han comprometido a no aumentar el impuesto de sociedades a las grandes empresas (que ya es del 25%, el más bajo del G7) para no “disuadir” la inversión. Incluso han dicho que si otros países reducen sus tasas, ellos seguirán la carrera hacia el abismo reduciéndolas aún más. Y seguirán ofreciendo desgravaciones fiscales del 100% a las inversiones de capital.  La ironía es que los recortes de los impuestos a las empresas y las exenciones no han logrado impulsar la inversión privada en ninguna parte durante las últimas dos décadas.

¿En qué sectores concentrará Securonomics su tímida estrategia de inversión? La respuesta está en los servicios financieros, la industria automotriz (totalmente propiedad de empresas extranjeras), las ciencias de la vida y los “sectores creativos” (cine, diseño, teatro, moda, etc.). Se supone que estos son los sectores en los que el Reino Unido tiene ventaja.

Pero ¿qué pasa con los servicios públicos en quiebra en Gran Bretaña? El Servicio Nacional de Salud (NHS) está falto de fondos y personal. Durante la campaña electoral, Reeves prometió no aumentar los principales tipos impositivos, que representan tres cuartas partes de los ingresos fiscales totales. En cambio, deposita sus esperanzas en un mayor crecimiento acompañado de un estrecho margen de aumentos de los ingresos por un valor de alrededor de 8.000 millones de libras. Según las últimas estimaciones optimistas del crecimiento económico del Reino Unido, eso significa que Reeves tiene apenas unos 10.000 millones de libras para ahorrar en mejorar los servicios públicos, a menos que el Partido Laborista rompa su promesa de no aumentar los impuestos o endeudarse más. Eso significa que la austeridad brutal que el NHS, los gobiernos locales y las escuelas y universidades han experimentado durante la última década o más continuará, al menos hasta que aparezca el milagro de un crecimiento más rápido.

De hecho, el Nuffield Trust considera que los actuales planes de gasto del nuevo gobierno laborista para el NHS significarán un nuevo período de austeridad. Un crecimiento anual del gasto total en salud del 0,8% haría que los próximos cuatro años fueran los más ajustados en la historia del NHS bajo las promesas laboristas –más ajustados incluso que el período de “austeridad” del anterior gobierno de coalición conservador, en el que la financiación creció sólo un 1,4% en términos reales al año entre 2010/11 y 2014/15.

¿Y qué pasa con la vivienda? El nuevo gobierno laborista dice que su objetivo será construir 300.000 nuevas viviendas al año durante los próximos cinco años. Suena bien, aunque es una cifra muy inferior a la necesaria y a la que construyeron los gobiernos laboristas en los años 50 y 60. Pero ¿cómo se logrará?

No se va a hacer a través de una Corporación Nacional de la Construcción que empleará directamente a trabajadores de la construcción, arquitectos, etc. para construir buenas casas y pisos que serán propiedad de los ayuntamientos a un precio razonable para los inquilinos, con el fin de reducir las enormes listas de espera. No, todo el plan de vivienda dependerá de promotores privados que construyan viviendas para la venta con un control mínimo de las “viviendas asequibles”. Los dirigentes laboristas están más preocupados por eliminar las regulaciones urbanísticas en las zonas locales para que los promotores privados puedan construir donde y como quieran. ¿Y quiénes son estos promotores? Como se ha señalado, son como BlackRock, la empresa de inversión estadounidense, que ya posee 260.000 viviendas británicas por las que está ganando unos honorarios exorbitantes, alrededor de 1.400 millones de libras el año pasado. Así que empresas como BlackRock serán las beneficiarias de esta expansión de la vivienda.

La securonomics significa que no debe haber adquisiciones públicas de los sectores productivos de la economía, ni del sector financiero, ni de los grandes fondos de inversión. Tomemos como ejemplo el desastre y los escándalos de Royal Mail desde su privatización y su venta por parte de sus propietarios de capital privado a un multimillonario checo. ¿Cuál es el plan del Partido Laborista? “Royal Mail sigue siendo una parte clave de la infraestructura del Reino Unido. El Partido Laborista se asegurará de que cualquier adquisición propuesta sea examinada rigurosamente y de que se ofrezcan garantías adecuadas que protejan los intereses de los trabajadores, los clientes y el Reino Unido, incluida la necesidad de mantener una obligación de servicio universal integral”.  Por lo tanto, se trata de regulación, no de la restauración de la propiedad pública de esta “parte clave de la infraestructura del Reino Unido”.

Luego están las empresas de energía y agua. El escándalo de estas empresas privatizadas está a la vista de todos, donde los accionistas han obtenido miles de millones en dividendos, mientras que la deuda y los precios aumentan. El colapso total de la infraestructura hídrica ha llegado al punto en que el suministro de agua, los ríos y las playas del Reino Unido ya no son seguros para beber ni tocar. Y, sin embargo, el Partido Laborista no tiene ningún plan para que estas empresas vuelvan a ser de propiedad pública. En cambio, quiere una “mejor regulación”. Al parecer, quiere menos regulación en materia de vivienda y más regulación en los servicios públicos y el servicio postal.

El Partido Laborista se ha comprometido a devolver los ferrocarriles a la propiedad pública, pero sólo de forma gradual, a medida que caduquen las franquicias privadas (algunas de ellas de diez años de duración). El Partido Laborista de Corbyn prometió banda ancha gratuita para todos como un derecho público. Esto fue calificado de “comunismo” por la prensa de derechas. El Partido Laborista de Starmer sólo propone ” un impulso renovado para cumplir la ambición de una cobertura total de gigabits y 5G nacional para 2030″.

Sin embargo, la securonomics implica más inversión en un sector clave: la defensa. El nuevo gobierno laborista se ha comprometido a aumentar el gasto en defensa al 2,5% del PIB en este parlamento para “asegurar” al país, supuestamente de la amenaza de invasión por parte de Rusia o China, pero en realidad para satisfacer las demandas de los EE.UU. y la OTAN. El gasto en defensa del Reino Unido ya es del 2,3% del PIB, pero se gastará más mientras el Sistema Nacional de Salud siga en modo de austeridad.

En realidad, la securonomics es un retorno a la idea de la “colaboración público-privada”. Esto significa que el gobierno pedirá prestado o aplicará un poco más de impuestos para invertir un poco más, principalmente para alentar y subvencionar al sector capitalista a invertir más y permitirle que se quede con la mayor parte de los ingresos adicionales que se produzcan. La inversión del sector público se utilizará principalmente para ayudar al sector capitalista a invertir, no para reemplazarlo. Y eso tiene sentido si la creencia fundamental es hacer que el capitalismo funcione mejor. La inversión capitalista en el Reino Unido es unas cinco veces mayor que la inversión pública. Sería una economía diferente si esa proporción fuera al revés. Pero eso no sucederá con la securonomics.

El problema es que el sector capitalista no ha invertido lo suficiente en las últimas tres décadas y gran parte de sus inversiones no se han dirigido a sectores productivos de la economía, sino a las finanzas, el sector inmobiliario, la defensa, etc. La razón es que no era lo suficientemente rentable como para invertir en otros sectores. Los planes del Partido Laborista no sugieren ningún cambio en esa tendencia.

Se supone que la securonomics es una estrategia del capital británico para “tomar el control” de su economía con la ayuda de un gobierno pro empresarial y así valerse por sí mismo en una economía mundial cada vez más estancada y proteccionista. Pero la economía del Reino Unido es frágil y no ha escapado ni escapará de los vaivenes de la economía capitalista global. Es muy probable que la economía mundial entre en una nueva recesión antes de que termine esta década. Las recesiones surgen cada ocho o diez años y las dos últimas fueron las peores de la historia capitalista. Incluso sin una recesión, el crecimiento global se está desacelerando y el comercio está estancado y hay pocas señales de mejora en el futuro.

Los planes del Partido Laborista no sugieren “seguridad” frente a las vicisitudes de la acumulación capitalista. Después de cada crisis anterior, el gobierno en el poder ha sido derrocado (el laborismo en 2010 tras la crisis de 2008-9 y los conservadores finalmente en 2024 tras la crisis pandémica de 2020). Este podría ser un gobierno laborista de un solo mandato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *