La desigualdad de riqueza está envenenando nuestra política y nuestra sociedad y empeorará

Las políticas posdistributivas harán poco para cambiar la desigualdad subyacente de ingresos y riqueza. Eso requeriría un cambio radical en la propiedad y el control de esa riqueza, es decir, la propiedad pública de los bancos y las grandes empresas y la inversión pública dirigida a las necesidades sociales, no a las ganancias. Pero tales políticas son anatema para aquellos que buscan el "La tercera vía". 

Desigualdad: La tercera vía

Michael Roberts

La semana pasada asistí a la presentación de un libro en la London School of Economics en nombre de Liam Byrne, un parlamentario laborista blairista, que ha escrito un libro, Desigualdad de riqueza. Byrne fue un incondicional de los gobiernos laboristas de Blair y Brown en el Reino Unido y más conocido por su broma cuando entregó su puesto en el Ministerio de Finanzas del gobierno del Reino Unido a los conservadores ganadores en 2010 con una nota que decía: “Me temo que hay Sin dinero”. (jo, jo). Byrne, ex empresario tecnológico, ahora encabeza el Comité Selecto de Empresas del parlamento del Reino Unido y probablemente estará en el gabinete laborista si el Partido Laborista gana el cargo a finales de este año.

Byrne considera que la misión social del Partido Laborista del Reino Unido es la “igualdad” y la “justicia”, no ninguna transformación radical de la estructura económica de la economía capitalista, es decir, el socialismo; en este sentido, representa el ala “moderada” del Partido Laborista del Reino Unido. partido, o podría decirse, el actual ala procapitalista dominante.

En su declarada misión por la igualdad, nos habla en su libro de los impactantes niveles de desigualdad de riqueza (e ingresos) que existen en la Gran Bretaña moderna. Byrne nos presenta muchos hechos sobre la desigualdad –algunos de los cuales son confusos e incorrectos– pero no importa, hay que hacer algo, porque “la desigualdad de riqueza está envenenando nuestra política y nuestra sociedad. Está destruyendo nuestra economía y está a punto de empeorar diez veces”. La sensación, señala, es como la de los últimos días de Roma. “La riqueza media de un aristócrata romano era aproximadamente un millón y medio de veces mayor que el ingreso medio de un ciudadano romano. Pero en la última lista de ricos del Sunday Times  , la riqueza de los hermanos Hinduja [multimillonarios nacidos en India y radicados en Londres] era aproximadamente 1,2 millones de veces los ingresos promedio en nuestro país”.

Le preocupan los planes de evasión fiscal para los ricos. “Está mal que alguien que [gracias a las ganancias de capital de las inversiones y a su salario] gana 2 millones de libras al año, como Rishi Sunak (actual primer ministro del Reino Unido), pague la mitad de la tasa impositiva de un profesor experimentado” , aunque sostiene que Tenemos pocas esperanzas de que un gobierno laborista haga algo al respecto si asume el poder a finales de este año.

La desigualdad va a empeorar, considera. Los ‘baby boomers’ están a punto de morir y cinco billones y medio de libras de riqueza se transferirán de generación en generación. “Algunas personas heredarán millones y otras heredarán facturas de atención. La Generación Z está a punto de convertirse en la generación más desigual en medio siglo, y seríamos ingenuos si pensáramos que esto no tendrá consecuencias políticas. La desigualdad de riqueza está en el corazón del nuevo populismo”. Y el populismo es muy preocupante para Byrne porque amenaza la democracia. La creciente desigualdad amenaza con causar una ruptura del orden democrático existente.

En el lanzamiento de la LSE, Byrne dijo que su objetivo era encontrar “un camino intermedio” para rectificar las cosas entre la opinión de que no se puede hacer nada y la opinión de que se necesitaba alguna transformación revolucionaria de la estructura económica, que el electorado no aceptaría. ¿Cuáles fueron sus políticas para su “camino intermedio” hacia una mayor igualdad? Lo que queremos, dijo Byrne, es una “democracia propietaria de riqueza ”, una frase que recuerda la “democracia propietaria” de Thatcher, que en realidad impulsó el fuerte aumento de la desigualdad en el Reino Unido en los años ochenta. La frase también se hace eco de la posición del actual líder laborista, Keir Starmer, quien se compromete a hacer del Partido Laborista “el partido de la propiedad de la vivienda”.

En el Reino Unido, el 65% son propietarios de viviendas y alrededor del 38% tienen hipotecas. Parece que ya tenemos una democracia propietaria que no ha llevado a una reducción de la desigualdad extrema. Sin embargo, aparentemente la respuesta para reducir la desigualdad de riqueza es que todos tengan una casa que puedan considerar propia. Como lo expresa el ‘intelectual’ conservador David Willetts: “Existe el mito de que, de alguna manera, los jóvenes no tienen aspiraciones. Si nos fijamos en las aspiraciones de la gente, quieren tener su propia casa, tener un trabajo decente con un salario decente y poder permitirse el lujo de criar a sus hijos; los jóvenes no son jóvenes marxistas”. 

El objetivo de Byrne es que todo el mundo suba a ser propietario de su propia casa (presumiblemente con una hipoteca) y también tenga algunos ahorros para invertir en su jubilación. Para ello, un gobierno debería dar a cada joven 10.000 libras esterlinas para iniciar su carrera; el gobierno debería establecer un fondo soberano para acumular fondos (lo que Byrne no explicó); y debería haber una tributación más justa, por ejemplo, los ingresos provenientes de las ganancias de capital deberían tributar al mismo tipo que los ingresos del trabajo. Byrne incluso coquetea con la idea de un impuesto a la riqueza para los muy ricos que podría generar miles de millones para la economía y la redistribución. Pero eso fue básicamente todo. Además, todas estas medidas ‘radicales’ para reducir la desigualdad de riqueza tendrían que introducirse lentamente en “tres parlamentos” (¡supongo que 15 años!), para que el electorado se acostumbrara gradualmente a las políticas.

El abarrotado público de la LSE, junto con los compañeros oradores de Byrne (un profesor de sociología y alguien del Rowntree Trust, un instituto de investigación contra la pobreza) no formularon ninguna crítica al programa de Byrne. Así que déjame hacer sólo algunos.

De lo que Byrne nunca habló fue de por qué existía tal desigualdad de riqueza e ingresos en el Reino Unido y en todos los demás países del mundo. ¿Por qué los ricos son ricos y los pobres son pobres? Seguramente hay algo endémico de las economías capitalistas que explica esta desigualdad permanente.  En varias publicaciones y artículos, he discutido las causas subyacentes de la desigualdad; Byrne no lo hace, simplemente está ahí y es impactante y tenemos que hacer algo al respecto antes de que explote en revueltas.

Pero aquí está el problema político. Si la desigualdad es endémica del capitalismo, entonces lo que se necesitan son políticas previas a la redistribución. No se trata de intentar redistribuir la riqueza excesiva de los ricos al resto de nosotros a través de impuestos y/o cerrando lagunas de evasión y paraísos fiscales, etc. Eso podría ayudar un poco, pero la generación subyacente de las fuerzas de la desigualdad permanecería intacto.  Se necesitan políticas previas a la distribución . Byrne abogó sólo por uno: mejores empleos y mejores salarios para quienes se encuentran en la parte inferior de la escala social. No se explicó cómo se iba a lograr eso, dado el estado de la economía del Reino Unido (y otras economías capitalistas). También pareció sugerir aumentar el nivel mínimo de seguridad social para sacar a la gente de la pobreza; nuevamente, no se explicó cómo se iba a implementar.

Byrne señaló la disparidad de riqueza entre Londres y las regiones.  El último informe ‘Estado del Norte’ de IPPR North encontró que “Si bien la riqueza promedio por persona de Inglaterra aumentó de alrededor de £226,300 en 2010 a £290,800 en 2020, las desigualdades regionales en riqueza se han ampliado. Por ejemplo, la brecha per cápita entre la riqueza promedio por persona en Inglaterra en general y el Norte fue de £71.000 en 2020, casi el doble de la brecha en 2010, alrededor de £37.300 (ONS 2022a en precios de 2023). La brecha entre los niveles de riqueza en el Norte y las Midlands y el resto de Inglaterra está creciendo. En general, en Inglaterra, el 10 por ciento más rico posee casi la mitad de toda la riqueza. Casi la mitad de la riqueza se encuentra en el Sur, donde reside el 40 por ciento de la población, mientras que una quinta parte de la riqueza se encuentra en el Norte, donde vive alrededor del 30 por ciento de la población, y el resto en Londres y las Midlands”.

Está claro por qué. Los ricos viven principalmente en Londres y en el sur, los medios de producción y finanzas más importantes tienen su sede en Londres, y los mejores trabajos que mejor pagan están en Londres. ¿Cuál es la respuesta de Byrne a esto? Dar a los alcaldes regionales más dinero para gastar, quitando fondos del gobierno central a Londres. Esto solucionaría poco, ¡especialmente teniendo en cuenta que algunos de los distritos más pobres de Inglaterra están en Londres!

La cuestión es que las políticas posdistributivas harán poco para cambiar la desigualdad subyacente de ingresos y riqueza. Eso requeriría un cambio radical en la propiedad y el control de esa riqueza, es decir, la propiedad pública de los bancos y las grandes empresas y la inversión pública dirigida a las necesidades sociales, no a las ganancias. Pero tales políticas son anatema para aquellos que, como Byrne, buscan el “camino intermedio”.

Esto también se aplica a políticas como un impuesto sobre el patrimonio o un impuesto mínimo sobre las ganancias corporativas, políticas firmemente defendidas por los principales economistas de la desigualdad (Thoman Piketty, Emmanuel Saez y Gabriel Zucman) con sede en el Laboratorio de Desigualdad de París. Gabriel Zucman y sus colegas han proporcionado datos invaluables sobre la escala de la desigualdad a nivel mundial entre países y dentro de los países. Zucman es un destacado activista para reducir la desigualdad a nivel mundial.

La semana pasada, fue invitado a la reunión de ministros de finanzas del G20 organizada por Brasil para presentar los argumentos a favor de un impuesto mínimo coordinado para los súper ricos. Zucman se dirigió a los ministros y estimó que “hubo un fuerte apoyo a la idea de que necesitamos nuevas formas de cooperación para gravar a los superricos, aumentar la progresividad fiscal y luchar contra la desigualdad. Esto en sí mismo es un acontecimiento histórico: durante demasiado tiempo estas cuestiones han sido ignoradas. ignorado”.  Los ministros del G20 encargaron a Zucman que elaborara medidas políticas detalladas para gravar a los superricos. Pero ¿cuáles son las posibilidades de que esto se implemente alguna vez a través de la cooperación global? Como dijo Zucman: “Puede que a los superricos les lleve años llegar a ese punto. Pero es de nuestro interés colectivo actuar rápido, porque lo que está en juego no es sólo el futuro de la desigualdad global: es el futuro de la globalización y el futuro de la democracia”.

No estoy atacando los esfuerzos genuinos de Zucman y otros por encontrar formas de reducir la desigualdad.  Y se ha demostrado que el reciente ataque a su análisis de la creciente desigualdad de ingresos en Estados Unidos por parte de algunos economistas del gobierno estadounidense es falso. Pero, ¿será alguna vez adecuada esa redistribución, incluso si se implementa?  ¿Y no se suavizarán esas políticas para dar cabida a intereses creados (los ricos) hasta el punto de que contribuyan poco a reducir la desigualdad?

En los últimos 80 años, la desigualdad de ingresos y riqueza en las principales economías no ha hecho más que empeorar.

El Informe sobre la Desigualdad Mundial (WIR) muestra que el mundo se ha vuelto más desigual en riqueza en los últimos 40 años. En 2021, “ después de tres décadas de globalización comercial y financiera, las desigualdades globales siguen siendo extremadamente pronunciadas… casi tan grandes hoy como lo eran en el apogeo del imperialismo occidental a principios del siglo XX”.   La concentración global de la riqueza personal es extrema. Según el WIR, el 10% de los adultos más ricos del mundo posee entre el 60% y el 80% de la riqueza, mientras que la mitad más pobre tiene menos del 5%.   Según el informe de riqueza global de la UBS, el 1% de todos los adultos del mundo posee el 44,5% de toda la riqueza personal, mientras que más del 52% posee sólo el 1,2%. El 1% son 59 millones, mientras que el 52% son 2.900 millones.

Si posee una propiedad para vivir y, después de contraer cualquier deuda hipotecaria, todavía tiene más de 100.000 dólares en activos netos, se encuentra entre el 10% de los adultos más ricos del mundo. Esto se debe a que la mayoría de los adultos en el mundo no tienen riqueza alguna. Y aparte del fenomenal ascenso de China, la riqueza y el poder personales permanecen en el bloque rico de América del Norte, Europa y Japón, con complementos de Australia. Así como este bloque gobierna el comercio, el PIB, las finanzas y la tecnología, tiene casi toda la riqueza personal.

En el siglo XXI ,  la desigualdad de riqueza ha aumentado significativamente. De hecho, la riqueza de las 50 personas más ricas del planeta aumentó un 9% anual entre 1995 y 2021, y la riqueza de las 500 personas más ricas aumentó un 7% anual. La riqueza promedio creció menos de la mitad de esa tasa, un 3,2% durante el mismo período. Desde 1995, el 1% superior se quedó con el 38% de toda la riqueza global adicional en los últimos 25 años, mientras que el 50% inferior capturó sólo el 2% de ella. El aumento del llamado grupo de ingresos de clase media en el gráfico siguiente se debe principalmente a la reducción de los niveles de pobreza en China. El 0,01% de los adultos con mayores ingresos aumentó su participación en la riqueza personal del 7,5% en 1995 al 11% actual. Y la población multimillonaria aumentó su participación del 1% al 3,5%.

Tony Atkinson fue el padre fundador de la investigación moderna sobre la desigualdad : alguien que claramente debería haber recibido un premio Nobel (Riksbank) de economía antes de morir. En un discurso titulado ¿ Hacia dónde se dirige la desigualdad?”, Atkinson señaló que los mayores aumentos de la desigualdad tuvieron lugar antes de que se pusieran en marcha la globalización y la revolución de la automatización en los años noventa.

Atkinson identificó dos causas de la desigualdad. El primero fue la fuerte caída del impuesto directo sobre la renta para las personas con mayores ingresos bajo las políticas gubernamentales neoliberales a partir de la década de 1980. Pero el segundo fue el fuerte aumento de la renta del capital (es decir, la renta generada por la propiedad del capital y no por la venta de fuerza de trabajo). La creciente participación en las ganancias en la producción del sector capitalista que la mayoría de las economías de la OCDE generaron desde la década de 1980 se tradujo en mayores dividendos, intereses y rentas para el 1-5% superior, que generalmente posee los medios de producción.

Piketty, Saez y Zucman en su último artículo sobre la desigualdad de ingresos en Estados Unidos encuentran que “el estancamiento de los ingresos de los hogares en el 50 por ciento inferior es particularmente notable dado el crecimiento de aquellos en el 1 por ciento superior. En 1980, la mitad inferior recibía alrededor del 20 por ciento del ingreso nacional; en 2014, su participación había disminuido al 12 por ciento. Para el 1 por ciento más rico, el panorama es exactamente el contrario: en 1980, recibían el 12 por ciento del ingreso nacional; en 2014, recibieron el 20 por ciento”.   Y concluyen: “Dados los cambios masivos en la distribución del ingreso nacional antes de impuestos desde 1980, existen límites claros a lo que pueden lograr las políticas redistributivas”.

En efecto. Marx consideraba que cualquier distribución de los medios de ingreso y riqueza era sólo una consecuencia de la propiedad de la producción. El modo de producción capitalista se basa en el hecho de que las condiciones materiales de producción están en manos de los no trabajadores en forma de propiedad del capital y de la tierra, mientras que las masas sólo son dueñas de su condición personal de producción, de la fuerza de trabajo. Los capitalistas acumulan ganancias como capital.

Como lo ha expresado Ian Wright : “Las empresas siguen una distribución de tamaño de ley de potencia. Y el capital se concentra de la misma manera. Un gran número de pequeños capitales explotan a un pequeño grupo de trabajadores, y un pequeño número de grandes capitales explotan a un gran grupo de trabajadores. Las ganancias son aproximadamente proporcionales al número de trabajadores empleados. Entonces, la renta capitalista también sigue  una ley potencial.   Cuantos más trabajadores explotes, más ganancias obtendrás. Cuantas más ganancias obtengas, más trabajadores podrás explotar”.   Ésta es la razón del aumento de la desigualdad: cuando no hay controles a la acumulación de capital. Wright lo resume: “la arquitectura social fundamental del capitalismo es la principal causa de la desigualdad económica. No podemos tener capitalismo sin desigualdad: es una consecuencia ineludible y necesaria de las reglas del juego económico”.

Relacionado

Fin de la tercera vía

El agotamiento de las socialdemocracias europeas a mano de experiencias popular-nacionales radicales, muchas de derecha conservadora, se corresponde con la polarización que hoy se observa en las elecciones en EE.UU. y el avance de la derecha conservadora en América Latina.

Un comentario

  1. Fijate Artemio que lo único que subyace en la crítica marxista a la redistribución de ingresos (“posdistributivas” ??) es que supone (según esa crítica) una falsa “salida” que conserva la esencia del capitalismo, es decir, la propiedad privada del capital, etc.

    Para fundamentar eso dice que en todos los países capitalistas hay desigualdad, haciendo una generalización que no tiene en cuenta que hay mucha menos desigualdad en el Norte de Europa que en el Sur o en EE.UU. o GB.

    La otra cosa que no tiene en cuenta es que antes de los últimos 40 años lo que él llama “capitalismo” era muchísimo menos desigual. Durante 30 años (1950 a 1980 aprox) había mucho menos desigualdad.

    Este es el problema teórico de no tener en cuenta del concepto de soberanía o de tenerlo en cuenta solo de manera nominal.

    En los años en que aumenta sustancialmente la desigualdad lo que ha ocurrido es que los resortes soberanos de que disponían los Estados fueron eliminándose cada vez más. Los controles y regulaciones sobre el sistema monetario y financiero, el comercio exterior, los tipos de cambio, etc., etc. fueron sustraídos al Estado hasta quedar en manos casi todo eso de oligarquías privadas.

    Al no tener en cuenta la existencia de resortes y recursos fundamentales y quedar todo diluido en la “propiedad privada del capital o de medios de producción” a lo Marx, sin distinciones, se pierde de vista el elefante dentro del basar.

    Por ej.

    Soros, antes de la crisis del Canal de Suez, especulaba con las acciones de las petroleras, luego, al no poder continuar con el negocio de corredor de acciones petroleras, empezó a trabajar con Wertheim & Co. como analista de valores europeos.
    Convenció a inversores americanos para aprovechar el boom del mercado europeo a través de préstamos que hacían bancos europeos no regulados.

    Soros acumuló mucha información como analista y corredor para hacer diferencias de dinero entre valores que adquiría en un país (con dinero de los inversores) y ventas que hacía en otro.

    En el libro Soros sobre Soros dice: “Me convertí en uno de los líderes del boom de inversiones europeo…Tenía a instituciones como el Fondo Dreyfus y a J.P. Morgan prácticamente comiendo de mi mano porque necesitaban la información. Estaban invirtiendo enormes cantidades de dinero; yo estaba en el centro de esto. Fue el primer gran éxito fundamental de mi carrera”.

    Sin embargo, en 1963 Kennedy se encontró con el problema de que había un “montón” (¿?!!! –comparar con la actualidad) de U$S circulando en los mercados internacionales sin garantía alguna. Era como una “fuga” que no tenía contrapartida. Al mismo tiempo era conciente de la inconveniencia de recortar la ayuda para la defensa y reconstrucción europea. Tampoco quería elevar las tasas de interés ni devaluar el U$S. Recordemos que funcionaba el sistema de BW de posguerra.

    Evidentemente si se le daba rienda suelta a los agentes de negocios como Soros, la tendencia iba a ser en el sentido de minar las bases en que se asentaba el sistema de BW, multiplicándose los incentivos para las devaluaciones y la especulación internacional con el U$S. Desconfió, parece, de las soluciones monetaristas.

    ¿Qué hizo Kennedy?

    Algo apocalíptico para algunos (especuladores).

    Propuso al Congreso la Ley de impuesto de compensación de intereses que implicaba un impuesto del 15% sobre todas las inversiones extranjeras de USA.

    Kennedy se dirigió al Congreso en estos términos: “Dado que la efectividad de este impuesto requiere su inmediata aplicación, le estoy solicitando al congreso que haga efectiva esta legislación a partir de la fecha de este mensaje” (18/7/1963).

    Soros recuerda en su libro: “Mi negocio se destruyó de la noche a la mañana”.

    ¿Por qué pudo suceder eso? Porque todavía en los años ’60 los Estados, como el de EE.UU., conservaban algunos resortes y poderes soberanos que podían imponerse por sobre la “propiedad del capital”.

    Luego, sobre todo a partir de la segunda mitad de los ’70 la historia se invirtió y fueron Soros y oligarcas similares los que podían imponer sus condiciones porque los resortes soberanos del Estado empezaban a ser eliminados a favor de oligarquías a predominio financieras.

    El problema de estas versiones del marxismo es que no logran comprender que el funcionamiento del Estado Nacional (soberano) supone que el capitalismo de “ley de la selva” no puede funcionar. En dichas versiones marxistas solo ven que el capitalismo es propiedad privada del capital o los medios de producción, solo ven la formalidad de esto. Y no ven al funcionamiento del Estado Nacional soberano que tiene control sobre determinados resortes. Ese control implica un cambio en en acto de la estructura de la propiedad.

    Por lo tanto, desde el punto de vista teórico no puede admitirse que cuando funciona un Estado Nacional soberano con sus correspondientes controles sobre recursos y resortes fundamentales pueda existir el predominio del capitalismo entendido meramente como “propiedad del capital”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *