Michael Roberts: Revisitando 2023

2023 fue el decimotercer año desde que lancé este blog. Durante esos años, publiqué 1194 veces con más de 5,23 millones de visitas y más de 2 millones de visitantes. Actualmente hay 7572 seguidores habituales del blog; y ahora 13670 seguidores del sitio de Facebook de Michael Roberts , que comencé hace ocho años. En ese sitio de Facebook, coloco breves artículos diarios de información o comento sobre economía y eventos económicos. Por favor, siga leyendo…

Los diez principales puestos de 2023: IA, policrisis, banca e inflación

Michael Roberts

 

Y a principios de 2020, también lancé el canal Michael Roberts You Tube, https://www.youtube.com/channel/UCYM7I0m-I9EVB-5gaBqiqbg/ . Ahora tiene 2960 suscriptores. Si aún no te has suscrito, echa un vistazo al canal, que incluye presentaciones mías sobre una variedad de temas económicos; entrevistas con otros economistas marxistas; y algunos debates por zoom en los que participé. 

Mis tres vídeos principales de 2023 fueron: Henryk Grossman con Rick Kuhn; Capitalismo en el siglo XXI en nuestro nuevo libro con Mino Carchedi; y qué dirían Marx y Engels sobre el capitalismo del siglo XXI . Espero hacer algunos videos nuevos muy pronto.

Este año también lancé un sitio de Twitter. https://twitter.com/BlogRoberts   Eso no ha despegado con sólo 129 seguidores. Esto se debe en parte a que el blog y mi sitio de Facebook cubren las mismas cosas y Twitter requiere mucho más trabajo a diario. Intentaré potenciarlo el año que viene, aunque en general parece que Twitter empieza a flaquear en las redes sociales. Mire ese espacio de Twitter.

En cuanto al blog, en 2023 se registraron 488.000 visitas, menos que el año pasado y el año récord de COVID en el que todos estaban atrapados en casa en línea. Pero este año hice 83 publicaciones, en comparación con las 77 del año pasado, y quienes las leyeron permanecieron en el sitio para obtener más visitas, con un promedio de 2,76 visitas por visitante, un récord. 

¿De dónde vienen los visitantes de mi blog? ¡De más de 199 países en todo el mundo! Liderado por 114.000 visualizaciones anuales en EE. UU. (o alrededor del 24%); 60.000 del Reino Unido (14%); luego todos los países del G20 y los BRIC. Brasil y España son los siguientes mayores espectadores, seguidos de Canadá, Argentina, Alemania y Australia. Justo en el otro extremo del espectro, he tenido visionados desde Vanuatu, Groenlandia, Yemen, Mali, Timor, Nueva Caledonia y Gabón. 

Entonces, ¿cuál fue el puesto más importante de este año?  Fue mi publicación sobre AI-GPT.   El auge de la IA generativa fue el gran acontecimiento tecnológico del año y, como era de esperar, atrajo el interés de los seguidores del blog. En esa publicación, hablé de las fortalezas y fallas de los nuevos Modelos de Aprendizaje de Idiomas (LLM) con algunos ejemplos; el probable impacto de los LLM en puestos de trabajo en muchas ocupaciones y si las nuevas tecnologías conducen a una pérdida neta o a un aumento de puestos de trabajo; y si la IA realmente superará y reemplazará la inteligencia humana.

Una segunda publicación en ChatGPT y si el conocimiento puede tener valor en términos marxistas también se ubicó entre los diez primeros. En esta publicación, mi colega cercano en economía marxista, Guglielmo Carchedi, analizó la producción de conocimiento y cómo podría mercantilizarse bajo el capitalismo. Esto provocó mucho debate en los comentarios cuando dijo: “creer que las computadoras son capaces de pensar como humanos no sólo es incorrecto; también es una ideología procapital porque es estar ciego al contenido de clase del conocimiento almacenado en la fuerza de trabajo y, por tanto, a las contradicciones inherentes a la generación de conocimiento”.

Lo que suceda con la IA es algo para el futuro, pero la siguiente publicación más popular fue para el aquí y el ahora.  Fue un análisis de las contradicciones actuales en el capitalismo del siglo XXI causadas por la larga depresión en la economía mundial en la última década y la conjunción de una serie de crisis: el cambio climático; creciente desigualdad; las secuelas de la pandemia de COVID en el desarrollo humano a nivel mundial; los crecientes conflictos geopolíticos; y la importante disminución de la confianza sobre el futuro de la humanidad.

El otro gran tema que absorbió a los lectores de blogs fue la política de los bancos centrales de controlar la inflación mediante el aumento de las tasas de interés a máximos posteriores a 2009 este año.  En una publicación sostuve que los aumentos de las tasas de interés de los bancos centrales no iban a reducir la inflación porque el aumento de la inflación no se debía a una “demanda excesiva” o “aumentos salariales excesivos”, sino a bloqueos de la oferta, una mala recuperación en el sector manufacturero y una caída del comercio internacional. después del fin de la pandemia. 

A finales de este año, la evidencia era abrumadora de que la inflación era una cuestión del lado de la oferta (incluido el aumento de los márgenes de beneficio) y, en ese sentido, “transitoria” (aunque aún está por verse si las tasas de inflación alguna vez vuelven a los niveles anteriores). niveles pandémicos.

Lo que sí provocó el aumento de los tipos de interés fue la quiebra de bancos como el SVB, cuyas razones describí en otro artículo popular. 

De hecho, en marzo pasado hubo una oleada de quiebras en pequeños bancos regionales estadounidenses y el colapso del enorme banco Credit Suisse en Europa. Eso llevó a rescates e inyecciones de crédito del banco central para estabilizar el sector financiero. 

En otro post, volví a señalar la inutilidad de la llamada regulación del sector financiero para detener tales crisis. Como lo expresó  David Kane, del Nuevo Instituto para el Pensamiento Económico , “los instrumentos asignados a esta tarea son demasiado débiles para funcionar por mucho tiempo. Con la connivencia de los reguladores, los megabancos estadounidenses ya están restableciendo su capacidad de utilizar dividendos y recompras de acciones para reconstruir su apalancamiento hasta niveles peligrosos”. Kane señala que “ los principales reguladores parecen creer que una parte importante de su trabajo es convencer a los contribuyentes de que la próxima crisis puede contenerse dentro del sector financiero y no se permitirá que perjudique a los ciudadanos comunes como lo han hecho las crisis anteriores”.   Pero “estas afirmaciones optimistas son una tontería”.

En otro post sostuve que la crisis bancaria del pasado mes de marzo podría regresar porque las tasas de interés se mantendrán altas durante algún tiempo y las empresas están acumulando costos considerables del servicio de la deuda mientras el crecimiento de las ganancias se está desacelerando.

Las empresas ‘zombis’ están creciendo en número: empresas cuyos beneficios ni siquiera son suficientes para cubrir los costes del servicio de la deuda, por lo que tienen que endeudarse aún más para sobrevivir. Pero el proceso tradicional de “limpieza” de los débiles bajo el capitalismo a través de una crisis se ha evitado mediante aún más inyecciones de crédito (préstamos y bonos). El balance de la Reserva Federal aumentó durante la crisis bancaria (gráfico).  La “destrucción creativa” ha sido reemplazada por el “riesgo moral” como política monetaria.

Curiosamente, mi publicación sobre pensiones se ubicó entre los diez primeros.  La historia se construyó en torno a las protestas por los recortes de pensiones en Francia el pasado mes de marzo. Las pensiones no sólo son importantes para las personas mayores sino también para los trabajadores jóvenes, sabiendo que las pensiones estatales nunca serán adecuadas al momento de la jubilación. 

En el post me opuse a los argumentos económicos dominantes de que “ya no podemos permitirnos pensiones estatales adecuadas” a menos que aumentemos la edad de jubilación y/o las contribuciones de los salarios. Lo expreso de esta manera: “¿Quiere un país utilizar sus recursos para que la gente pueda dejar de trabajar a la edad de 60 o 65 años y tener ingresos suficientes para vivir con una comodidad razonable, o no? Se puede hacer.”  Depende de dos cosas: primero, que una economía cree suficientes recursos y se expanda lo suficiente para atender a su población de edad avanzada, que también puede estar aumentando como proporción de la población. Y en segundo lugar, dados los recursos finitos, se pueden proporcionar pensiones decentes eliminando otras exigencias de los ingresos del gobierno, por ejemplo, como el rescate de los bancos; aumento del gasto en armas; más subsidios para que las corporaciones privadas inviertan en combustibles fósiles; e impuestos más bajos para las personas con mayores ingresos y las corporaciones, etc. 

De hecho, sólo un aumento sostenido del 1% del PIB real promedio per cápita en las principales economías podría generar suficientes ingresos adicionales para que los gobiernos mantengan fácilmente los actuales niveles y condiciones de pensiones con algo de sobra.

La horrenda destrucción de Gaza por parte de Israel a partir de octubre pasado me obligó a escribir algo sobre el ascenso económico del Estado de Israel.  Lo llamé ‘la destrucción de un sueño’; ahora creo que era un título equivocado porque, incluso allá por 1947, aquellos que pensaban que Israel construiría un modelo de Estado socialista democrático eran una minoría ingenua. La fuerza impulsora de Israel desde el principio fue la inversión capitalista para establecer un baluarte para el imperialismo en Medio Oriente. Pero sí describí la historia económica de Israel para los lectores, particularmente las enormes desigualdades de riqueza e ingresos dentro de Israel.

La última publicación que estuvo entre las diez primeras fue la reciente del debate entre dos académicos marxistas sobre el significado de Marx de “mercancía” y las implicaciones para comprender las contradicciones dentro del modo de producción capitalista. Los comentarios en el blog continúan.

Para terminar, es posible que desees saber cuál fue la publicación principal de todos los tiempos en el blog. El ganador fue el post sobre la desigualdad de la riqueza global (que se repite cada año) que muestra una pirámide en la que el 1% superior de los poseedores de riqueza (alrededor de 50 millones) posee entre el 40 y el 45% de toda la riqueza personal neta a nivel mundial, mientras que alrededor de 3 mil millones de adultos en el mundo tienen el siguiente. a nada. No se quedaron atrás mis publicaciones sobre la economía de la pandemia, una teoría marxista de la inflación, el debate que tuve con David Harvey sobre la teoría del valor de Marx, la medición de la tasa de ganancia del capital y mi crítica a la teoría monetaria moderna. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *