Un sepulturero para la izquierda griega

Desde el domingo por la noche, el hijo de una familia de armadores, él mismo empresario en el negocio de ultramar, es el nuevo líder de un movimiento que empezó hace ya 25 años como "coalición de la izquierda radical". Bajo su anterior "proedros" [antiguamente una dignidad de alto rango en la corte bizantina NdT], el presidente del partido Alexis Tsipras, Syriza fue – visto con buena voluntad - un partido con programa hasta su dimisión, tras la catastrófica derrota electoral de junio. Como lo fue una vez el SPD alemán, solo que un poco más creíble.

Qué bajo ha caído Syriza

Hansgeorg Hermann

Un sepulturero para la izquierda griega: Syriza elige como nuevo líder del partido a “Amerikanos” KasselakisHasta el 29 de agosto, este hombre, Stefanos Kasselakis, de 35 años, era desconocido en Grecia. Un tipo alto y delgado con una sonrisa radiante: un candidato como los de la televisión estadounidense. El primer candidato griego a un partido y a un cargo estatal que admite su homosexualidad, lo cual también sería una ventaja en Estados Unidos. Desde el domingo por la noche, el hijo de una familia de armadores, él mismo empresario en el negocio de ultramar, es el nuevo líder de un movimiento que empezó hace ya 25 años como “coalición de la izquierda radical”. Bajo su anterior “proedros” [antiguamente una dignidad de alto rango en la corte bizantina NdT], el presidente del partido Alexis Tsipras, Syriza fue – visto con buena voluntad – un partido con programa hasta su dimisión, tras la catastrófica derrota electoral de junio. Como lo fue una vez el SPD alemán, solo que un poco más creíble.Modelo USALa elección de Kasselakis convierte a Syriza en una asociación electoral presidencial según el modelo estadounidense. El cisma parece inminente. El ala izquierda del partido es minoritaria en una formación dispersa en la que más de 20 grupos de izquierdas se unieron en 2014 para formar un partido dispuesto a gobernar, y en 2015 se hicieron de hecho con el poder político de forma totalmente democrática durante unos exiguos cuatro años, porque los griegos estaban hartos de ser tutelados y de perder soberanía presupuestaria. Kasselakis es una especie de diluyente de este partido, antaño de izquierdas. Sin embargo, el partido fue el primero al que se permitió formar gobierno tras la guerra civil y la prohibición constitucional temporal para todos los partidos que no defendieran la iglesia, la familia y el reconocimiento de la forma de gobierno burguesa de derechas.

En ambas rondas de votación, Syriza, que había aumentado en 35.000 nuevos afiliados, le ascendió al primer puesto. Hace una semana con el 45%, y el domingo con una mayoría absoluta del 56%. Su rival, Eftychia “Efi” Achtsioglou, de 38 años, que en realidad ya había ganado la carrera a viejos miembros del partido, como el ex ministro de Economía y Finanzas de Tsipras, Euclides Tsakalotos, perdió ante Kasselakis, que apareció de repente en la arena casi de forma sensacional. Con la victoria en el bolsillo, el “americano”, que hizo carrera como banquero de inversiones en EE.UU., anunció lo que obviamente considera un programa: “No soy un fenómeno” – lo que nadie le había supuesto hasta entonces – “soy la voz de la gente”. Stathis Kouvelakis, hasta 2015 uno de los pocos intelectuales en el Comité Central del partido, se preguntaba en una entrevista con jungeWelt. “El hecho de que alguien como Kasselakis pueda incluso presentarse como candidato describe la completa decadencia ideológica de Syriza”.

Calcado a Mitsotakis

Sigue siendo un misterio cómo el hombre que ni siquiera conoce las sutilezas -política y diplomáticamente importantes- de la lengua griega se supone que va a enfrentarse al primer ministro de derechas actualmente en el cargo cuando se vuelva a votar dentro de cuatro años. Los cuadros del partido y también los afiliados de Syriza que votaron -alrededor de 134.000 acudieron a las urnas, casi 15.000 menos que la primera vez- reconocen de manera manifiesta en Kasselakis a un segundo Mitsotakis, 20 años más joven, a quien se parece como una copia. Eso sí, sin estar ni de lejos tan bien relacionado en la sociedad de oligarcas, jefes de clanes y multimillonarios de los negocios.

Su ayudante político electoral en los últimos días y semanas ha sido el diputado cretense Pavlos Polakis, el único ganador del escaño de Syriza en la ciudad portuaria de Chanià. Polakis es el antiguo alcalde de Chora Sfakion, donde los pastores vestidos de negro siguen zanjando las disputas familiares con las armas. Puede que sea el “Koumparos” (el Padrino) político adecuado para hacer que el “Amerikanos” sea aceptable incluso en las tierras altas griegas: En Chanià, al menos, Kasselakis obtuvo una mayoría de dos tercios. Allí, sin embargo, no basta con mencionar como único punto del programa la posibilidad de que el forastero nuevo líder del partido esté en situación de ser el único capaz de derrotar al cretense Mitsotakis antes que todos los demás candidatos. Al igual que el padrino Polakis y su protegido Kasselakis – cuyo árbol genealógico también hunde sus raíces en Chanià -, el actual jefe de gobierno es cretense. Sin embargo, está en el poder y, en virtud de su cargo, puede prometer la luna a sus votantes.

Mitsotakis no es solo el nombre de una dinastía que lleva cien años dirigiendo un negocio político muy lucrativo. El nombre es un término como “rey”, “emperador” o “imperator”, sinónimo de una política de toma y daca, de clientelismo que se remonta a la ocupación turca, de favores, llamados “rousfetia“, entre empresarios, financieros y políticos que trabajan en las altas esferas. Kasselakis, la “voz del pueblo”, tendrá mucho que aprender: En el partido, su predecesor se ha ofrecido como maestro, es decir, el hombre que se humilló ante los capitalistas financieros de Bruselas y cuya capitulación completa ante la Comisión de la UE y la Troika, enviada a Atenas sin legitimidad democrática de ningún tipo, ya provocó la caída del partido de “izquierda” Syriza en junio de 2015. Los llamados donantes, que rescataron a los bancos griegos con unos 175.000 millones de euros, pero no a la economía nacional, exigieron la “capitulación completa” en 2015, como recuerda el economista y hombre de Syriza Costas Lapavitsas, de la Universidad de Londres. Tsipras la firmó.

——————————————————

escritor y periodista cultural, ha escrito la biografia de Mikis Theodorakis. Colabora en junge Welt

Fuente:

https://www.jungewelt.de/artikel/459821.griechenland-auf-den-hund-gekommen.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *