150 años igual

En 2021, Guglielmo Carchedi y yo publicamos un artículo en Materialismo histórico llamado La economía del imperialismo moderno.   El documento se centró exclusivamente en los aspectos económicos del imperialismo. Lo definimos como la apropiación neta persistente y de largo plazo de plusvalía por parte de los países capitalistas avanzados de alta tecnología transferida desde los países dominados por baja tecnología.  Identificamos cuatro canales por los cuales fluye la plusvalía hacia los países imperialistas: señoreaje monetario; flujos de ingresos provenientes de inversiones de capital; intercambio desigual (UE) a través del comercio; y cambios en los tipos de cambio.

Más reflexiones sobre la economía del imperialismo

Michael Roberts

No negamos otros aspectos de la dominación imperialista de la mayor parte del mundo, es decir, en particular, el poder militar y el control político de las instituciones internacionales (ONU, FMI, Banco Mundial, etc.) y el poder de la “diplomacia internacional”. Pero en el artículo nos centramos en los aspectos económicos, que sosteníamos que eran el factor determinante último que impulsaba estos otros rasgos extremadamente importantes pero determinados, como la dominación militar y política, así como la preeminencia cultural e ideológica.

En ese artículo, prestamos especial atención a la cuantificación del intercambio desigual (UE), es decir, la transferencia de plusvalía a través del comercio internacional de exportación. Usamos dos variables en nuestro análisis de la UE: la composición orgánica del capital y la tasa de explotación, y medimos cuál de estas dos variables era más importante para contribuir a las transferencias de la UE.

Descubrimos que desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el bloque imperialista (CI) obtuvo anualmente alrededor del 1% de su PIB a través de la transferencia de plusvalía en el comercio internacional del resto de las principales economías “en desarrollo” (PD) del G20; mientras que estos últimos perdieron alrededor del 1% de su PIB en plusvalía transferida al bloque imperialista. Y estas proporciones estaban aumentando.

La otra gran área de transferencias de ingresos provino del flujo internacional de ganancias, intereses y rentas apropiadas por el bloque imperialista de sus inversiones en activos, tanto tangibles como financieros, en la periferia. Medimos esto a partir de los flujos netos de ganancias, intereses y rentas hacia el bloque imperialista –lo que el FMI llama ingresos crediticios primarios netos– en comparación con los del resto del G20.

Para esta publicación, decidí actualizar ese aspecto de la dominación económica comparando primero los flujos brutos de ingresos crediticios primarios para las economías del G7 y los BRICS. Sólo miré los años del siglo XXI . Los flujos de ingresos brutos hacia el G7 son ahora siete veces mayores que los recibidos por los BRICS.

Lo que también descubrí fue que después de contabilizar los débitos, es decir, los ingresos que salían, la posición NETA era aún más marcada. El flujo neto anual de ingresos hacia las economías del G7 fue de alrededor del 0,5% del PIB del G7. De hecho, las cinco principales economías imperialistas (G5) obtuvieron un asombroso 1,7% de su PIB anual de esas entradas netas. En cambio, las economías BRICS perdieron el 1,2% de su PIB al año en salidas netas de capital.

Si nos fijamos en los flujos de ingresos netos de los países del G7 y de los BRICS, los mayores ganadores en las últimas dos décadas han sido Japón con sus enormes tenencias de activos extranjeros y el Reino Unido, el centro rentista de los circuitos financieros. Los países BRICS que más han perdido (como porcentaje de su PIB) han sido Sudáfrica y Rusia.

Ahora bien, si se suma la ganancia/pérdida del 1% del PIB en ingresos provenientes del comercio internacional descrita anteriormente, entonces el bloque imperialista se beneficia entre un 2% y un 3% del PIB cada año de la explotación de los BRICS, las principales economías de la ‘Global’. Sur’ – en efecto equivalente a su crecimiento anual promedio en PIB real en el siglo XXI .

La Base de Datos sobre la Desigualdad Mundial (WID), el grupo con sede en París de economistas de la “desigualdad” que incluye a Thomas Piketty y Daniel Zucman, acaba de publicar un análisis profundo de lo que llaman el “exceso de rendimiento” obtenido por el rico bloque imperialista sobre los activos en el extranjero.  El WID encuentra que los activos y pasivos externos brutos han aumentado en casi todas partes, pero particularmente en los países ricos, y la riqueza extranjera ha alcanzado aproximadamente el doble del tamaño del PIB global, o una quinta parte de la riqueza global. El bloque imperialista controla la mayor parte de esta riqueza externa, y el 20% de los países más ricos capturan más del 90% de la riqueza extranjera total. El WID también incluía la riqueza escondida en paraísos fiscales y los ingresos de capital obtenidos de ellos.

El exceso de rendimiento se define como “la brecha entre los rendimientos de los activos externos y los rendimientos de los pasivos externos”. El WID encuentra que esto ha aumentado significativamente para el 20% de los países más ricos desde 2000. Las transferencias netas de ingresos de los más pobres a los más ricos equivalen ahora al 1% del PIB del 20% de los países más ricos (y al 2% del PIB para los 10 principales). % de países), al tiempo que deteriora la del 80% inferior en aproximadamente un 2-3% de su PIB. Estos resultados son bastante similares a los resultados que obtuve para los flujos de ingresos crediticios netos mencionados anteriormente.

Lo que nos llamó la atención en nuestro artículo original fue que el bloque imperialista de países tal como lo definimos en 2021 era prácticamente el mismo que aquellas economías capitalistas avanzadas que Lenin identificó como el grupo imperialista en 1915: alrededor de 13 países. El club apenas se había incorporado: estaba cerrado a nuevos socios. Las economías capitalistas emergentes del siglo pasado estuvieron condenadas a la dominación del bloque imperialista. Este nuevo estudio de WID confirma esa conclusión. Según su estudio, en los últimos 50 años, el bloque imperialista no ha cambiado y está aumentando su extracción de ingresos patrimoniales del resto, y eso incluye a países como China, India, Brasil y Rusia. En ese sentido, estos países BRIC no pueden considerarse ni siquiera subimperialistas, y mucho menos imperialistas.

Esto me lleva a algunas reflexiones sobre la cuestión de la superexplotación. La superexplotación se ha definido como cuando los salarios son tan bajos que están por debajo del valor de la fuerza de trabajo, es decir, la cantidad de valor necesaria para mantener a los trabajadores funcionando y reproduciéndose lo suficiente como para continuar trabajando. Los trabajadores con salarios y niveles de beneficios inferiores a ese nivel son, en la práctica, indigentes. Se ha argumentado que ésta es la característica principal de la explotación imperialista del Sur Global. Los salarios son tan bajos allí que están por debajo del valor de la fuerza de trabajo. Es la superexplotación la que permite a las multinacionales imperialistas obtener superganancias en el comercio, la facturación y los ingresos por inversiones.

En nuestro artículo original, cuestionábamos si la “superexplotación”, que sin duda existe, era necesariamente el principal impulsor de la transferencia de plusvalía de los países pobres a los ricos. En nuestra opinión, el mecanismo de explotación capitalista y transferencia de plusvalía estaba funcionando sin tener que recurrir a la superexplotación como causa principal.

Además, la superexplotación internacional implicaba que había un nivel salarial internacional promedio que podía actuar como indicador del valor de la fuerza laboral a nivel mundial. Pero si bien existen precios de mercado internacional para los bienes y servicios de exportación, no existe un salario internacional. Los salarios están determinados en gran medida por el equilibrio de poder entre capitalistas y trabajadores en cada país. Claro, hay presiones internacionales y las empresas capitalistas nacionales del Sur Global que compiten en los mercados mundiales contra empresas mucho más avanzadas tecnológicamente del bloque imperialista a menudo sólo pueden sobrevivir reduciendo los salarios de sus trabajadores. Pero eso significa que la tasa de plusvalía o explotación aumenta para compensar la pérdida de plusvalía en el comercio internacional con las empresas imperialistas dadas sus tecnologías más productivas.

De hecho, en nuestro artículo original descubrimos que se trataba de una combinación de los dos factores: una mejor tecnología que reducía los costos unitarios para las economías ricas; además de una mayor tasa de explotación en los países más pobres que contribuyó a esa transferencia anual del 1% del PIB de ganancias de los BRICS al club imperialista. Descubrimos que había aproximadamente 60:40 a favor de la contribución de una tecnología más productiva frente a mayores tasas de explotación en la transferencia de plusvalía de los países pobres a los ricos.

¿Podríamos medir si la transferencia de valor se debe a la “superexplotación” o no? Una forma sería observar los niveles nacionales de salarios de pobreza. Varían marcadamente entre países y entre países ricos y pobres. Si estos niveles pueden considerarse el punto de inflexión de los salarios por encima o por debajo del valor de la fuerza laboral, entonces el porcentaje de trabajadores, tanto en los países ricos como en los pobres, que ganan menos que estos niveles nacionales podría considerarse “superexplotado”.

El punto aquí es que también hay trabajadores en las economías “ricas” imperialistas que están “superexplotadas” según este criterio. Y a su vez, hay muchos trabajadores en los países pobres que ganan por encima de sus niveles nacionales de salario de pobreza.

Mire los niveles de salarios de pobreza para las economías del G7 y BRIC que calculé a partir de fuentes del Banco Mundial.  Basándome en la proporción de trabajadores que ganan menos que el salario de pobreza en sus respectivos países (según lo proporcionado por el Banco Mundial), calculo que aproximadamente entre el 5% y el 10% de los trabajadores del G7 están siendo “superexplotados”, mientras que en los BRICS es alrededor del 25-30%. Pero eso todavía significa que el 70% de los trabajadores de los BRICS, si bien ganan mucho menos por hora que los trabajadores del G7, no ganan por debajo del valor de su fuerza laboral a nivel nacional. La explotación de los trabajadores en el Sur Global es enorme, pero la superexplotación como tal no es la causa principal.

En resumen, lo que estos nuevos estudios confirman es que el imperialismo puede cuantificarse en términos económicos: es la transferencia persistente de plusvalía a los países ricos desde los países más pobres del mundo a través del intercambio desigual en el comercio internacional y a través de flujos netos de ganancias, intereses y rentas de las inversiones y la riqueza propiedad de los países ricos en los países pobres. Este proceso se desarrolló hace unos 150 años y continúa.

2 comentarios

  1. ¿Se dan cuenta de la incoherencia con el mismo cuerpo teórico del marxismo?

    El agente de explotación imperialista es el “país rico”. Deja de ser una clase social.

    Este es el problema con los sistemas argumentativos. Parcelan tanto que ignoran las relaciones entre las distintas parcelas.

  2. La manera coherente te proceder es así.

    Primero hay que interrogar.

    ¿Es el imperialismo una dimensión económica?

    R: no.

    ¿Es el imperialismo una dimensión del modo de producción capitalista (como creía Lenin)?

    R: no.

    ¿Quién sostiene al imperialismo?

    R: una clase social.

    ¿Esa clase social puede ser nacional?

    R: no.

    ¿Cómo definir lo nacional y lo no nacional?

    En este punto hay que empezar a teorizar, es decir, producir hipótesis concernientes al Imperio y los Estados Nacionales y sus relaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *