Daños colaterales

El ataque que mató a siete voluntarios de la ONG World Central Kitchen es el último ataque de Israel al sistema de ayuda humanitaria en Gaza. Esta vez, la mayoría de los muertos son occidentales, por lo que Israel tendrá dificultades para justificar el ataque.

Drama: entre los muertos por los bombardeos en Gaza hay trabajadores humanitarios de la UNRWA | Canal 26

Israel paga un precio político por matar trabajadores humanitarios… cuando no son palestinos

Amira Hass

 

En algún lugar de la cadena de mando de las Fuerzas de Defensa de Israel, se tomó la decisión de atacar un convoy de ayuda internacional basándose en la sospecha de que en algún momento un hombre armado había viajado en ese convoy. En el ataque, los misiles disparados desde un dron de la fuerza aérea mataron a siete trabajadores humanitarios de la ONG World Central Kitchen.

Es difícil exagerar la gravedad de la decisión de abrir fuego y el dolor de cabeza que los operadores de drones han causado a las FDI y a los esfuerzos de relaciones públicas de Israel. Este dolor de cabeza no habría ocurrido si los siete muertos hubieran sido palestinos, no occidentales, como eran seis de ellos.

Después de todo, Israel ha afirmado repetidamente que Hamas se esconde detrás de civiles, por lo que si las víctimas son palestinas, puede decir que Hamas es responsable. Normalmente, el primer ministro Benjamin Netanyahu no se habría apresurado a expresar su pesar por el “trágico caso en el que nuestras fuerzas atacan involuntariamente a personas inocentes en la Franja de Gaza“.

Los esfuerzos de relaciones públicas de Israel no pueden justificar el ataque ni ocultar las repercusiones, no solo por la identidad de las personas asesinadas, sino también por la importancia de World Central Kitchen en el proceso que Israel ha estado avanzando durante meses: obstaculizar el trabajo de la UNRWA hasta el punto de erradicar la agencia de refugiados. Y esto está sucediendo a medida que la desnutrición y el hambre devastan Gaza, especialmente en el norte, y mientras la Corte Internacional de Justicia espera que Israel garantice a los habitantes de Gaza el acceso a la ayuda humanitaria.

World Central Kitchen ha sido el principal actor a la hora de recibir ayuda para el norte de Gaza por mar. Esta es la ruta que Estados Unidos ha promovido para el norte desde que Israel rechazó las solicitudes de las ONGs humanitarias para abrir la ruta terrestre corta, rápida y barata a través de los cruces fronterizos del norte, ahorrando el largo y peligroso viaje por los cruces de Rafah y Kerem Shalom en el sur.

El primer envío experimental de ayuda por mar de World Central Kitchen, financiado por los Emiratos Árabes Unidos, llegó a Gaza a principios de marzo. El segundo envío, también financiado por los Emiratos, llegó cerca de la costa de la ciudad de Gaza solo el lunes pasado. Pero de las 400 toneladas de alimentos y equipos para 1 millón de comidas, solo 100 toneladas fueron descargadas de los barcos. Ahora, debido al ataque y a la decisión de la organización de suspender sus operaciones en Gaza, los barcos están regresando llenos a Chipre.

Mientras tanto, la ayuda humanitaria a través de los cruces del sur se mantiene por debajo del mínimo requerido, 500 camiones al día. El promedio diario en marzo fue de solo 159 camiones, según informa Naciones Unidas. El número más alto llegó el 28 de marzo a 264 camiones. Los camiones tienen que esperar muchos días su turno en las inspecciones de seguridad israelíes.

Y entonces solo una pequeña parte de la carga llega al norte de Gaza debido a la compleja coordinación con las FDI, los retrasos en los puestos de control internos del ejército, los incendios de las FDI y los peligros de incursiones de las pandillas armadas. Mientras la ruta marítima de World Central Kitchen parecía segura, fue posible minimizar las dificultades de las organizaciones humanitarias para llegar al norte de Gaza. Por lo tanto, el asesinato de los valientes trabajadores del grupo daña los esfuerzos de Israel para que parezca que está cumpliendo las instrucciones de la Corte Internacional de Justicia.

Incluso antes del programa piloto marítimo de marzo, World Central Kitchen, con la que los palestinos no estaban familiarizados antes de la guerra, elevó su perfil. Desde octubre, ha proporcionado más de 35 millones de comidas calientes y ha establecido más de 60 cocinas comunitarias. La gente se dio cuenta de que sus cocinas tenían gas de cocina, que otras organizaciones no tenían, y que ofrecía verduras frescas que de otro modo no estarían disponibles en los mercados, o solo a precios exorbitantes.

Según una fuente de un grupo humanitario, World Central Kitchen logró casi de la noche a la mañana desarrollar una operación cuyo tamaño la sitúa en segundo lugar después de UNRWA, que ha existido desde 1949. La rapidez del proceso sugiere que la burocracia israelí facilitó el proceso. Es decir, los operadores de drones atacaron a una organización cuya presencia y trabajo eran importantes para Israel no solo por razones humanitarias, sino también políticamente: el objetivo de eliminar a la UNRWA del mapa.

Como todas las organizaciones humanitarias en Gaza durante la guerra, World Central Kitchen se coordinó con el ejército. Al igual que con las otras organizaciones, las FDI conocen la ubicación de cada una de sus instalaciones, sus vehículos están marcados con banderas y pancartas, y sus trabajadores usan chalecos protectores que identifican quiénes son. La identidad de cada trabajador es conocida por las autoridades militares, que escrudiña a todos los voluntarios. La ruta que toman cada vehículo y convoy requiere la autorización de Israel. En la jerga del ejército y las organizaciones humanitarias, este proceso se llama “desconflicto”.

A principios de diciembre, Israel anunció el establecimiento del mecanismo de desconflicto para proteger a los trabajadores humanitarios y a los civiles, a raíz de una demanda de David Satterfield, enviado especial del presidente Joe Biden para cuestiones humanitarias de Oriente Medio. Los representantes de los grupos de ayuda informan a las personas de enlace del Coordinador de Actividades Gubernamentales de Israel en los Territorios, que se coordinan con las fuerzas militares sobre el terreno.

No fue el primer incidente durante esta guerra en el que las FDI atacaron vehículos e instalaciones de organizaciones humanitarias internacionales o locales; la ONU cree que alrededor de 196 trabajadores humanitarios han muerto desde el comienzo de la guerra. Seis palestinos afiliados a Médicos Sin Fronteras – trabajadores humanitarios y miembros de sus familias, entre ellos dos médicos y una niña pequeña – han muerto por disparos de las FDI, que también ha dañado vehículos pertenecientes a la organización. Los palestinos que estaban dentro de un edificio del grupo británico Medical Aid for Palestinians resultaron heridos. Quince paramédicos de la Media Luna Roja fueron asesinados por el fuego israelí mientras se dirigían a atender a los heridos.

Al menos 16 veces, Israel ha disparado contra camiones que traían comida y contra personas que se aglomeraban a su alrededor, ya sea porque los hombres que guardaban los camiones fueron etiquetados como miembros de Hamas o porque los soldados en un tanque sintieron que su seguridad estaba amenazada. Ese fue el caso cuando un equipo de tanques disparó contra la gente que rodeaba un convoy de alimentos el 29 de febrero: alrededor de 100 personas murieron, algunas aplastadas hasta la muerte por la multitud asustada, otras por disparos del tanque.

La mayoría de estos incidentes no tuvieron otro eco que el silencio en los medios de comunicación israelíes, y las FDI no se disculparon ni admitieron su error. Esto se debe a que los muertos, los heridos y los ilesos pero traumatizados eran palestinos, y porque la UNRWA y la Media Luna Roja con considerados automáticamente como colaboradores de Hamas.

El asesinato de los voluntarios de World Central Kitchen, un ataque que no es el primero de su tipo, saca a la superficie tres elementos básicos en las operaciones de las FDI en Gaza. El primero es la falta de coordinación entre las diversas fuerzas, a pesar de las declaraciones en contra. El segundo es el rango relativamente bajo de quienes tiene autoridad para matar desde el aire. El tercero es la gran flexibilidad de las FDI para lo que consideran daños colaterales: el gran número de personas desarmadas, entre ellas niños, a quienes es “permisible” matar para golpear “un objetivo legítimo”.

En el incidente a última hora del lunes contra WCK, la sospecha era que un “individuo armado” (cuya identidad todavía no conocemos) estaba presente. Esto fue suficiente para permitir que los operadores de drones de las FDI mataran a siete personas que no eran sospechosas ni estaban armadas. Esta facilidad para abrir el fuego es una de las explicaciones de los 14.000 niños asesinados por Israel en Gaza hasta ahora, una cifra proporcionada por UNICEF.

————————————————————————

Reconocida periodista israelí, corresponsal del diario Haaretz en los Territorios Ocupados palestinos.

Fuente: https://www.haaretz.com/israel-news/2024-04-03/ty-article/.premium/israel-pays-a-political-price-for-killing-aid-workers-when-theyre-not-palestinians/0000018e-a43f-d24a-abbf-ee3f93d20000

Relacionado

“Grave error”, la muerte de los siete trabajadores de WCK: Tel Aviv

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *