Elecciones en Polonia: Signo de los tiempos

El electorado polaco se divide entre las ciudades y el campo; entre la clase trabajadora y las clases profesionales y empresariales neoliberales; y entre apoyar la política de la UE y oponerse a ella. Signo de los tiempos en Europa.

Polos opuestos

Michael Roberts

Polonia tiene elecciones generales el domingo y éstas parecen fundamentales para la unidad de la Unión Europea, tanto en política económica como en el apoyo incondicional de los líderes de la UE a Ucrania. Polonia tiene 40 millones de habitantes, lo que lo convierte en el país más poblado de Europa del Este. Y su influencia en las políticas y acciones de la UE ha aumentado.

La coalición gobernante del Partido Ley y Justicia ha sido una espina clavada en el zapato de la Comisión de la UE y de sus líderes. El gobierno ha bloqueado los intentos de la UE de repartir la carga de los refugiados entre los estados miembros de la UE y ha cambiado su sistema judicial para garantizar que las políticas gubernamentales no se vean obstaculizadas por el “estado de derecho”, que restringe la libertad de prensa. Y más recientemente, el gobierno ha sugerido poner fin al envío de armas y financiar el apoyo a Ucrania, porque las exportaciones de cereales de Ucrania están dañando el gran sector agrícola de Polonia.

La opositora Coalición Cívica está dirigida por el ex primer ministro y presidente de la UE, Donald Tusk. Por el contrario, esta coalición está totalmente en consonancia con la política de la UE en lo económico y en Ucrania; y también busca revertir el estrangulamiento del sistema judicial impuesto por el gobierno.

Las últimas encuestas sugieren que Ley y Justicia obtendrán la mayor cantidad de escaños, pero posiblemente no los suficientes para formar otro gobierno. L&J probablemente ganará porque ha obtenido a lo largo de los años el apoyo de sus medidas de bienestar social y de las comunidades más rurales y religiosas. La oposición del CC es en gran medida un partido neoliberal en política económica y social, que favorece la austeridad fiscal, los “mercados libres, la desregulación y una postura pro UE (que ya no es tan popular). Ésa es parte de la razón por la que L&J ha permanecido en el cargo durante más de ocho años.

Durante ese período también ha habido una mejora dramática en la economía capitalista polaca. Cuando el bloque soviético se derrumbó y Polonia regresó al capitalismo, había una brecha de 13 a 1 entre el ingreso nacional por persona de Polonia y el de la Alemania unida.

En poco más de una generación desde entonces, la economía de Polonia creció aproximadamente un 4% anual en términos reales. Esto fue impulsado por una enorme entrada de capital extranjero, principalmente de Alemania, para aprovechar la mano de obra polaca barata. Al mismo tiempo, millones de polacos sanos viajaron al extranjero para buscar trabajo y devolver divisas a sus familias. Unos 2,5 millones de polacos, el 7% de la población, vivían y trabajaban en el extranjero y enviaban remesas a sus países por valor de 7.500 millones de dólares, o el 1,7% del PIB cada año.

La fuerza laboral nacional de Polonia se convirtió en una enorme línea de montaje para los productos manufactureros alemanes. La exportación de estos productos permitió al capital alemán obtener grandes ganancias, mientras que la rentabilidad del capital polaco se disparó.

Esto fue posible gracias a lo que la teoría económica marxista llama desarrollo desigual y combinado. La última tecnología fue empleada por capital extranjero (y en menor medida polaco) junto con mano de obra barata. A mediados de la década de 2010, las fábricas de automóviles en Alemania  pagaban a los trabajadores 3.122 euros  al mes, casi cuatro veces más que sus colegas polacos, checos, eslovacos o húngaros, que ganaban 835 euros por un trabajo similar. La productividad del trabajo aumentó fuertemente.

pero la proporción de ese nuevo valor destinada a la mano de obra cayó al segundo nivel más bajo de la UE.

Y así aumentó la rentabilidad del capital polaco, contribuyendo también a contrarrestar cualquier caída en la rentabilidad del capital alemán.

Además, una vez en la UE, Polonia recibió  anualmente el 2,7% del PIB en transferencias de la UE y envió el 4,7% del PIB en ganancias a inversores occidentales. El  28% de las exportaciones polacas  van a Alemania. Menos del 6% de las exportaciones alemanas van a Polonia.

La economía de Polonia sigue dominada por el capital extranjero. En las 14 Zonas Económicas Especiales (ESS) de Polonia sólo el 19,6% de las entidades son inversores polacos; y existe una exención fiscal total para las empresas que operan en las pequeñas y medianas empresas, de modo que el tipo impositivo efectivo de las empresas extranjeras era 1,2 puntos porcentuales inferior al de las empresas nacionales.

Los extranjeros dominan la industria y los servicios modernos a gran escala. Las exportaciones que envían son en su mayoría de tecnología media. Los propietarios extranjeros se benefician del valor añadido generado en Polonia. Las pequeñas y medianas empresas polacas y las empresas de mediana capitalización a menudo tienen dificultades. Polonia calificó para apenas el 1% de los 80.000 millones de euros desembolsados ​​por la UE en su último programa de I+D.

Así, en una sola generación, la economía de Polonia se ha expandido significativamente, pero al mismo tiempo ha pasado de ser uno de los países más igualitarios de Europa a uno de los más desiguales, a un nivel no visto desde los años de dominación por parte del Imperio austrohúngaro antes de 1914.

La investigación de los economistas polacos Michal Brzezinski, Michal Myck y Mateusz Najsztub, en su artículo ‘Compartir los beneficios de la transición’, indica que Polonia tiene una de las tasas de desigualdad más altas de la UE y también que la brecha se está ampliando. Encuentran que las personas con mayores ingresos fueron las que más se beneficiaron durante la transformación poscomunista: la tasa anual de crecimiento del ingreso para el 5% superior de la población superó el 3,5%, mientras que el ingreso medio creció en promedio alrededor del 2,5% por año. “Según nuestras estimaciones ajustadas, el crecimiento acumulado de los ingresos reales entre 1994 y 2015 para el 1% más rico de los polacos alcanzó el 122%-167%, mientras que para el 10% más pobre la cifra correspondiente es como máximo el 57%” .

Alrededor del 20% de la población (7,3 millones de personas) todavía vive en la pobreza oficial, mientras que el coeficiente de desigualdad de Gini (donde 1 significa que todos los ingresos personales van a una sola persona) que era de 0,27 en 1990 bajo la Polonia comunista ahora ha saltado a 0,45. muy por encima de la media de la UE.

De modo que el precio del crecimiento económico y del aumento de los ingresos ha sido la dominación del capital extranjero, con millones de personas teniendo que trabajar en el extranjero y provocando un marcado aumento de la desigualdad, de modo que sólo una minoría se ha beneficiado del “auge” de Polonia.

Y ahora las cosas no parecen tan halagüeñas, ahora que Polonia se adentra en la década de 2020. La mano de obra barata que antes estaba disponible se ha agotado. La población de Polonia está envejeciendo. Sí, la fuerza laboral se ha visto incrementada por una afluencia de refugiados de Ucrania, alrededor de 1 millón, pero más de la mitad son mujeres, ancianos y niños, que en general no están disponibles para ser utilizados por las industrias de Polonia. Y muchos de estos inmigrantes quieren regresar a Ucrania una vez que termine la guerra (si es que alguna vez termina).

Al mismo tiempo, el anteriormente grande sector agrícola está experimentando una fuerte caída tanto en su contribución al PIB como en su empleo. A medida que disminuye, también lo hacen los subsidios de la UE a través de la Política Agrícola Común y esas transferencias han proporcionado la mitad del crecimiento anual del PIB real hasta ahora.

Mucho depende ahora de que Polonia obtenga su parte de los fondos de la Próxima Generación de la UE (NGEU), que podrían aumentar el crecimiento del PIB real en un 1% anual durante el resto de esta década. Pero la UE está bloqueando la liberación de estos fondos para inversiones porque el gobierno actual ha interferido con el “estado de derecho” sobre el poder judicial y la libertad de expresión.

La recuperación de la crisis pandémica ya se ha desvanecido. Este año, es probable que la economía se contraiga alrededor del 0,5% del PIB real. Y a partir de entonces, se espera que el crecimiento del PIB real esté muy por debajo del promedio anterior a la pandemia. Al mismo tiempo, la espiral inflacionaria pospandémica ha hecho bajar los salarios reales en Polonia por primera vez desde la década de 1990. La inflación actualmente es del 8% anual y se espera que se desacelere a sólo el 6% el próximo año, muy por encima de la tasa objetivo oficial del 2,5%. La producción industrial está cayendo y las exportaciones se están viendo perjudicadas por la recesión en el vecino dominante de Polonia, Alemania.

Índice de actividad manufacturera (por debajo de 50 significa contracción)

Es probable que las fricciones entre Polonia y Alemania, por un lado, y Polonia y Ucrania, por el otro, se intensifiquen, dada la crisis económica y la respuesta a ella por parte del gobierno nacionalista, si regresa al poder.

———————————————————

Michael Roberts trabajó en la City de Londres como economista durante más de 40 años. Ha observado de cerca las maquinaciones del capitalismo global desde dentro de la guarida del dragón. Al mismo tiempo, fue un activista político en el movimiento obrero durante décadas. Desde que se jubiló, ha escrito varios libros. La Gran Recesión: una visión marxista (2009); La larga depresión (2016); Marx 200: una revisión de la economía de Marx (2018): y conjuntamente con Guglielmo Carchedi como editores de Un mundo en crisis (2018). Ha publicado numerosos artículos en diversas revistas económicas académicas y artículos en publicaciones de izquierda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *