Es la división de clases la causa fundamental de esta policrisis.

Policrisis y depresión en el siglo 21

–Michael Roberts–

“Policrisis” es la palabra de moda entre los izquierdistas en este momento. La palabra expresa la unión y el entrelazamiento de varias crisis: económica (inflación y recesión); medio ambiente (clima y pandemia); y geopolítica (guerra y divisiones internacionales). De hecho, planteé una idea similar a principios del año pasado.

Por lo tanto, no es de extrañar que el último Informe sobre Desarrollo Humano de la ONU sea tan impactante. Según el IDH, el mundo es más pesimista que en cualquier otro momento de la historia moderna que se remonta a antes de la 1ª Guerra Mundial.

El IDH analizó las tendencias lingüísticas en los libros en los últimos 125 años. Revela un fuerte aumento en las expresiones que reflejan “distorsiones cognitivas asociadas con la depresión y otras formas de angustia mental”. En las últimas dos décadas, el lenguaje que refleja percepciones excesivamente negativas del mundo y su futuro ha aumentado. De hecho, los niveles de angustia actuales no tienen precedentes, superando los de la Gran Depresión y las dos guerras mundiales.

Lo que también es revelador es que las opiniones negativas sobre el mundo comenzaron a elevarse alrededor del cambio de siglo, incluso antes de la Gran Recesión. Este aumento coincide con mi propia visión económica de que las principales economías del mundo entraron en lo que yo llamo una nueva Larga Depresión, la tercera en la historia del capitalismo moderno después de la depresión de 1873-95 y la Gran Depresión de la década de 1930.

La intensidad de las opiniones negativas sobre las perspectivas para la humanidad nunca ha sido mayor, mucho más alta que en cualquiera de las dos guerras mundiales de los 20 años.ésimo siglo. Estamos en una combinación de: una depresión económica; donde los ingresos reales se estancan o incluso caen; la pobreza aumenta junto con el aumento de la desigualdad; y donde falta inversión para impulsar las fuerzas productivas y resolver el desastre ambiental que ahora envuelve al mundo. Y donde, en lugar de la cooperación global de los gobiernos para resolver esta “policrisis”, tenemos un conflicto creciente entre las naciones, tanto económicas como militares.

Achim Steiner, Administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, presentó el IDH 2022. Así es como lo introdujo. “Estamos viviendo en tiempos inciertos. La pandemia de Covid-19, ahora en su tercer año, continúa generando nuevas variantes. La guerra en Ucrania repercute en todo el mundo, causando un inmenso sufrimiento humano, incluida una crisis del costo de la vida. Los desastres climáticos y ecológicos amenazan al mundo a diario”.

Continuó: “Las capas de incertidumbre se acumulan e interactúan para desestabilizar nuestras vidas de maneras sin precedentes. La gente ha enfrentado enfermedades, guerras y trastornos ambientales antes. Pero la confluencia de presiones planetarias desestabilizadoras con desigualdades crecientes, transformaciones sociales radicales para aliviar esas presiones y polarización generalizada presentan fuentes nuevas, complejas e interactivas de incertidumbre para el mundo y todos en él.

“La gente de todo el mundo ahora nos dice que se sienten cada vez más inseguros“. Seis de cada siete personas en todo el mundo informaron sentirse inseguras sobre muchos aspectos de sus vidas, incluso antes de la pandemia de Covid-19. Y las consecuencias políticas: “¿Es de extrañar, entonces, que muchas naciones estén crujiendo bajo la presión de la polarización, el extremismo político y la demagogia, todo sobrealimentado por las redes sociales, la inteligencia artificial y otras tecnologías poderosas?”

Steiner señaló que “por primera vez sorprendente, el valor del Índice de Desarrollo Humano global ha disminuido durante dos años consecutivos a raíz de la pandemia de Covid-19”.

The decline in the global HDI puts it back to the time just after the adoption of the 2030 Agenda for Sustainable Development and the Paris Agreement!  So no progress there.  Every year a few different countries experience dips in their respective HDI values. But a whopping 90 percent of countries saw their HDI value drop in either 2020 or 2021, far exceeding the number that experienced reversals in the wake of the global financial crisis. Last year saw some recovery at the global level, but it was partial and uneven: most very high HDI countries notched improvements, while most of the rest experienced ongoing declines.

At least 15m ‘unnecessary lives’ were lost from the COVID pandemic, mostly in low- and middle-income countries.  But even the US saw its life expectancy fallen to the lowest level in 26 years.  Indeed, US life expectancy is now below that of China!

New vaccines were developed to fight COVID in double-quick time, including some based on revolutionary technology and they saved an estimated 20 million lives in one year.  But the poorest in the world received the least medical support because highly unequal vaccine access “The pandemic has been a painful reminder of how breakdowns in trust and in cooperation, among and within nations, foolishly constrain what we can achieve together.”

COVID has not gone away, but governments and people have decided to live (and die) with it.  The aftermath remains and even worsens.  Billions of people now face the greatest cost-of-living crisis in a generation.  They are already grappling with food insecurity, owing largely to inequalities in wealth and power that determine entitlements to food.  Global supply chain blockages remain, contributing to rising inflation in all countries at rates not seen in decades.

As for the climate, the HDR reminds us that in recent years have seen more record temperatures, fires and storms around the world.  The latest International Panel on Climate Change Report is a “code red for humanity.” In essence, as science has advanced, the climate models are, with better precision than before, predicting more disasters ahead.  As “the climate crisis marches on, alongside other planetary-level changes wrought by the Anthropocene.”  Biodiversity collapse is one of them. More than 1 million plant and animal species face extinction. “We have even less of an idea of how to live in a world without, say, an abundance of insects. That has not been tried for about 500 million years, when the world’s first land plants appeared. This is not a coincidence. Without an abundance of insect pollinators, we face the mindboggling challenge of growing food and other agricultural products at scale.”

The polycrisis is affecting humanity’s mental wellbeing through traumatizing events, physical illness, general climate anxiety and food insecurity. “The effects these have on children in particular are profound, altering brain and body development, especially in families on lower social rungs, potentially diminishing what children can achieve in life.”  Inequalities in human development are perpetuated across generations; “it is not difficult to see how the confluence of mental distress, inequality and insecurity foment a similarly injurious intergenerational cycle that drags on human development.”

With economic depression and ecological disaster comes uncertainty, insecurity and political polarization.  Large numbers of people feel frustrated by and alienated from their political systems. Armed conflicts are also up. For the first time ever, more than 100 million people are forcibly displaced, most of them within their own countries.

What is to be done?  The UN offers its model for a more hopeful future: investment, insurance and innovation—the three Is.

But innovation and new technology, the UN admits, is a double-edged sword. “Artificial intelligence will both create and destroy tasks, causing tremendous disruption. Synthetic biology opens new frontiers in health and medicine while raising fundamental questions about what it means to be human.”  Indeed, will these new technologies increase inequality, reduce job possibilities or expand them?  I have discussed this issue in previous posts. 

Luego está la inversión. El IDH habla de inversión pública, particularmente para el medio ambiente. Pero no dice nada sobre los intereses creados que se interponen en el camino de dicha inversión. Por último, está el seguro: más protección de los derechos humanos, acceso a servicios básicos e ingresos mínimos, y más rendición de cuentas democrática. Nada de este seguro básico existe para la mayoría de los cerca de 8.000 millones de personas del mundo.

El informe de la ONU es devastador en su examen de la condición humana en el 21c siglo. Pero no ofrece una explicación convincente de por qué hay una “policrisis”. Achim Steiner nos dice que “el héroe y el villano en la historia de incertidumbre de hoy son uno en lo mismo: la elección humana”. Realmente, así que si elegimos hacer las cosas de manera diferente, podríamos. Entonces, ¿por qué la humanidad no elige un camino diferente? Bueno, es porque “no todas las opciones son iguales. Algunos, posiblemente los más relevantes para el destino de nuestra especie, son impulsados por la inercia institucional y cultural, generaciones en ciernes. ¿Inercia institucional y cultural? Seguramente, la razón radica en la realidad de que solo un pequeño porcentaje de la humanidad puede elegir.

El resto de nosotros no tenemos el poder de elegir (al menos no individualmente). Es la división de clases con el capitalismo, entre los que poseen y controlan y los que deben trabajar para ellos y obedecer, la causa fundamental de esta policrisis, “generaciones en formación”.

—————————————-

Michael Roberts trabajó en la City de Londres como economista durante más de 40 años. Ha observado de cerca las maquinaciones del capitalismo global desde dentro de la guarida del dragón. Al mismo tiempo, fue un activista político en el movimiento obrero durante décadas. Desde que se retiró, ha escrito varios libros. La Gran Recesión – una visión marxista (2009); La larga depresión (2016); Marx 200: una revisión de la economía de Marx (2018): y conjuntamente con Guglielmo Carchedi como editores de World in Crisis (2018). Ha publicado numerosos artículos en diversas revistas académicas económicas y artículos en publicaciones izquierdistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *