El bajo poder de consumo en la periferia no dio base para el desarrollo nacional del capitalismo

Parafraseando a Mao Zedong: ¿De dónde vienen las ideas? ¿Caen del cielo? No, provienen de la práctica social, de la lucha por la producción, de la lucha de clases y del trabajo científico. 1  Existe un estrecho vínculo entre lo que sucede en el mundo –el desarrollo histórico–, el proyecto de clases y estados, y los debates teóricos y políticos.

La contribución de Ruy Mauro Marini a la economía política del imperialismo

El contexto

 

¿Qué caracterizó el desarrollo histórico de la larga década de 1960 (1955-1975) que dio origen a la teoría del intercambio desigual? Un factor importante fue el proceso de descolonización tras la Segunda Guerra Mundial. Las dos guerras mundiales fueron esenciales para el futuro hegemón tras el declive del Imperio Británico: Estados Unidos. La decadencia del Imperio Británico y el ascenso de la Unión Soviética como fuerza de equilibrio frente al ascenso de los Estados Unidos crearon una ventana de oportunidad para los movimientos de liberación en las colonias, en lo que se convirtió en el Tercer Mundo.

Los Estados Unidos de la posguerra impulsaron la descolonización para abrir las antiguas colonias europeas a la inversión y el comercio estadounidenses: la transformación del colonialismo al neocolonialismo. Mientras tanto, la Unión Soviética vio la creación de nuevos estados opuestos al colonialismo como posibles nuevos aliados contra el capitalismo occidental.

Los países asiáticos y africanos de la primera ola de descolonización participaron en la Conferencia de Bandung en Indonesia en 1955. Destacaron la importancia de la independencia tanto del Este como del Oeste y el desarrollo de sus economías nacionales. La Conferencia de Bandung no fue una nueva Internacional Comunista que luchaba por la revolución socialista mundial como la COMINTERN en 1919, sino la expresión de la lucha de liberación nacional contra el colonialismo, que en algunos casos significó que el comunismo tomara la iniciativa.

Estados Unidos, como nuevo hegemón global, tenía que asegurarse de que el proceso de descolonización terminara en una “libre empresa” para el capital estadounidense y no en estados de orientación socialista vinculados al bloque socialista. Por lo tanto, aproximadamente entre 1965 y 1975, la principal contradicción en el mundo fue entre Estados Unidos y los diferentes movimientos de liberación antiimperialistas y estados de orientación socialista. En esta lucha, la guerra de Vietnam se convirtió en el símbolo de esta contradicción.

El surgimiento de proyectos de orientación socialista en el Tercer Mundo, desde China y Vietnam en el Este hasta Cuba y Chile en Occidente, produjo nuevos debates teóricos y políticos, sobre todo en torno a la interpretación china del marxismo en su forma de maoísmo, pero también de otros. Revolucionarios del Tercer Mundo. Entre ellos estaban el Che Guevara y Fidel Castro en Cuba, Frantz Fanon en Argel, Ho Chi-Minh y Nguyen Giap en Vietnam, Amílcar Cabral en Guinea-Bissau y Eduardo Mondlane en Mozambique.

El espíritu revolucionario de China, Vietnam, Cuba y otros países tuvo un fuerte impacto en la teoría antiimperialista. Antes de la década de 1960, la comprensión marxista del imperialismo se basaba casi exclusivamente en los escritos de VI Lenin sobre la Primera Guerra Mundial, especialmente “El imperialismo como etapa más elevada del capitalismo”, de 1914.2 Entonces , las cosas empezaron a cambiar. Surgieron nuevas perspectivas, tanto de los revolucionarios del Tercer Mundo como de los académicos. Estos últimos estaban en su mayoría conectados con la Nueva Izquierda y criticaban tanto el sistema mundial capitalista como los proyectos socialistas existentes.

Un representante importante fue Paul Baran, profesor de la Universidad de Stanford y figura destacada de la revista Monthly Review , fundada en 1949. Baran definió el capitalismo monopolista como un fenómeno transnacional más que nacional. Esto reflejó el desarrollo del capitalismo en Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. Una característica especial del capitalismo monopolista transnacional fue el subdesarrollo del Tercer Mundo. En 1957 se publicó el libro de Baran La economía política del crecimiento . En 1966, se publicó Monopoly Capital , escrito por Baran junto con el editor de Monthly Review, Paul Sweezy.

Baran no escribió sobre intercambio desigual o dependencia. Sus principales intereses eran el capital monopolista, la inversión y las ganancias, pero su énfasis en el subdesarrollo como consecuencia del capitalismo global planteó un serio desafío para los economistas tradicionales, quienes insistían en que los países del Tercer Mundo se desarrollarían si siguieran el ejemplo del mundo occidental.

 

La dependencia: mucho más que la contracara del imperialismo | la diaria | Uruguay

Ruy Mauro Marini

El trabajo de Baran fue importante para los teóricos del imperialismo que saltaron a la fama en la década de 1960: Andre Gunder Frank, Samir Amin, Immanuel Wallerstein y Arghiri Emmanuel. Después de una reunión con Baran en 1964, Frank escribió que la investigación sistemática de Baran sobre el desarrollo y el subdesarrollo capitalistas (definiéndolos como dos caras de la misma moneda) había abierto la puerta a una nueva comprensión de la historia mundial, el presente y el futuro. 3 El Che Guevara también era un admirador de Baran. En 1960, lo recibió en Cuba para discutir el subdesarrollo y cuestiones económicas relacionadas. 4

La renovación de la teoría del imperialismo en el círculo estadounidense en torno a la revista Monthly Review , incluidos teóricos como Sweezy y Harry Magdoff, continuó el trabajo de Baran y lo aplicó al imperialismo estadounidense. Más tarde, Wallerstein, que había trabajado en África estudiando los movimientos de liberación, desarrolló su teoría del sistema mundial. En América Latina, varios académicos como Frank y posteriormente Ruy Mauro Marini comenzaron a formular la teoría de la dependencia. La teoría de la dependencia describía al imperialismo como un sistema con un centro, la “metrópolis”, formada por América del Norte, Europa occidental y Japón, y una periferia explotada, el Tercer Mundo. Los países del Tercer Mundo suministraban a la metrópoli materias primas y productos agrícolas tropicales producidos con mano de obra barata, mientras que la metrópoli tenía todo el poder y control político y económico. El desarrollo de la periferia se consideraba imposible dentro del sistema capitalista. El desarrollo en los países del Tercer Mundo sólo sería posible si hubiera una revolución que cortara la cadena de suministro que los conectaba con las metrópolis.

Desde África, el egipcio Samir Amin presentó en 1957 su tesis “Los orígenes del subdesarrollo : la acumulación capitalista a escala mundial” . Frank, que vivía en Chile, escribió un ensayo en 1963 sobre la conexión entre desarrollo y subdesarrollo. Después de haber estado en el Congo en 1957, Emmanuel presentó su teoría del intercambio desigual en París en 1963. Todos estos teóricos de la dependencia utilizaron el concepto de intercambio desigual como parte de su comprensión de cómo el imperialismo transfiere valor. La idea de que el intercambio desigual era parte del imperialismo surgió más o menos al mismo tiempo en diferentes lugares, mostrando cómo las ideas están históricamente determinadas, más que un producto de la mente de un genio individual.

La teoría del intercambio desigual de Emmanuel

El examen de Emmanuel del comercio exterior y el intercambio desigual fue una extensión del trabajo de Karl Marx. Marx tenía planes de investigar más de cerca el comercio exterior en un cuarto volumen de El Capital , pero nunca llegó a escribirlo. 5 Emmanuel recogió este cabo suelto. Al igual que Marx, la teoría del comercio internacional de Emmanuel se basó en una crítica de los economistas políticos clásicos, en este caso, las tesis de David Ricardo sobre costos comparativos.

Según Emmanuel, la base histórica del intercambio desigual la sentó el colonialismo entre 1500 y 1800. El colonialismo europeo envolvió el planeta, expandiendo el comercio internacional, importando materias primas y productos agrícolas y exportando bienes industriales, desarrollando un intercambio desigual de valor laboral.

En la década de 1880, la relación desigual entre el centro y la periferia se había consolidado. Si bien en estos últimos sólo se pagaban salarios de subsistencia, en los primeros los salarios aumentaron significativamente. Este fue el resultado de dos procesos simultáneos: la lucha de las clases trabajadoras en el centro por mejores salarios y condiciones de vida, y la opresión y explotación del pueblo en la periferia. 6 Según la teoría del intercambio desigual, los salarios son clave para evaluar la posición de un país en el orden imperialista. El valor se transfiere de países con un nivel salarial bajo a países con un nivel salarial alto. A través de los mercados internacionales de productos básicos y de capital, los países imperialistas con salarios altos se benefician del comercio con los países con salarios bajos a través de un intercambio comercial desigual.

La forma colonial de imperialismo de finales del siglo XIX dio lugar tanto a salarios más altos en los países desarrollados como a ganancias extraordinarias. Las clases trabajadoras de los países imperialistas lograron, a través de luchas parlamentarias y sindicales, obtener un nivel salarial comparativamente alto en comparación con el del proletariado de los países explotados.

La explotación es una apropiación del trabajo de otras personas. Esto es cierto ya sea que una persona explote a otra persona o que un país explote a otro. Los productos del trabajo humano son mercancías o servicios y, por tanto, la apropiación del trabajo humano es la apropiación de estas mercancías y servicios. En consecuencia, toda explotación entre países se basa en última instancia en un intercambio desigual de mercancías y servicios. Esto puede reflejarse en un déficit en la balanza comercial, lo que significa que el país imperialista importa más productos de los que exporta según los precios actuales del mercado mundial, o en una desigualdad en la formación real de precios. Como sostiene Emmanuel, “Para simplificar aún más: un país sólo puede ganar algo a expensas de otro tomando más bienes de los que proporciona o comprando los bienes que obtiene a un precio demasiado barato y vendiendo los que proporciona a un precio demasiado alto”. 7

La teoría del intercambio desigual de Emmanuel ha sido criticada por centrarse demasiado en la circulación de bienes y hacer caso omiso de la producción. Pero la teoría se refiere a algo más que al comercio: apunta al corazón del conflicto entre capital y trabajo, que se refleja en las diferencias globales en salarios y diferentes grados de explotación. Emmanuel sabía muy bien que la base del valor se crea en la producción, pero es a cambio que el valor se realiza. La explotación es el resultado del círculo completo de acumulación de capital, que abarca tanto la producción como la circulación. Ninguna interpretación de la teoría del valor de Marx puede ignorar el papel del mercado en la transferencia de valor. Es a través del mercado que se adquiere y distribuye valor, tanto entre diferentes capitales como entre capital y trabajo. Emmanuel adaptó la teoría del valor al comercio internacional, algo que la mayoría de sus críticos ni siquiera han intentado hacer.

La contribución de Marini: la dialéctica de la dependencia

A finales de los años 1960 y durante los años 1970, surgieron varias ediciones de intercambio desigual desde diferentes perspectivas y en diferentes ubicaciones geográficas. A continuación veré cómo se relacionan con la versión de Emmanuel, comenzando por la versión del intercambio desigual proveniente de América Latina. En este caso, el intercambio desigual era una parte esencial de la teoría de la dependencia representada por figuras como Frank y Marini.

En 1955, Marini comenzó a estudiar ciencias sociales en Río de Janeiro. En 1958 viajó a Francia para estudiar sociología durante dieciocho meses. Allí se vio envuelto en el debate marxista, estudió a Marx y Lenin y conoció a exiliados de las colonias francesas. En 1960, regresó a Brasil para trabajar en administración y como periodista para la recién formada agencia de prensa cubana, Prensa Latina. En 1962, se convirtió en profesor asociado de la Universidad de Brasilia. En abril de 1964, tras el golpe militar de derecha en Brasil, Marini fue arrestado y torturado. Después de ser liberado en diciembre de 1964, pasó tres meses en la clandestinidad hasta que le concedieron asilo en México. Se convirtió en profesor en la Universidad de la Ciudad de México y se vio envuelto en la revuelta en México en 1968. En octubre de 1968, el ejército mexicano abrió fuego contra los estudiantes que protestaban, lo que señaló la represión del movimiento popular de izquierda en México. Marini se vio obligado a continuar su exilio en Chile en noviembre de 1969. Fue allí donde Marini publicó su famoso texto “La dialéctica de la dependencia”. En Chile, Marini se unió al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) poco después de su llegada y se convirtió en uno de sus impulsores intelectuales. El MIR fue un grupo revolucionario que se convirtió en la principal oposición de izquierda al Partido Socialista de Salvador Allende. Después del golpe militar del 11 de septiembre de 1973 contra el gobierno de Allende, Marini se vio obligado a volar primero a Panamá en octubre y luego a México en enero de 1974. Marini permaneció en México hasta 1984, cuando ya era seguro regresar a Brasil, donde vivió hasta que murió de cáncer en 1997. La vida de Marini se caracterizó tanto por el trabajo académico teórico como por la praxis revolucionaria.

Su importante artículo (que ocupa la extensión de un libro breve) “La dialéctica de la dependencia” fue escrito en 1973 y traducido por primera vez al inglés en 2021.8 No hay ninguna referencia a Emmanuel en las obras de Marini y viceversa. Sin embargo, Frank podría haber actuado como nexo de ideas entre ellos, ya que tiene referencias tanto a Emmanuel como a Marini en sus obras. 9 Frank vivió en Chile al mismo tiempo que Marini, aunque se mudó a Amsterdam después del golpe de 1973 y conoció a Emmanuel en conferencias académicas. Amin también hace referencia tanto a Emmanuel como a Manini. 10 En muchos sentidos, las ideas de Emmanuel y Marini se superponen y complementan entre sí.

Los orígenes del intercambio desigual son los mismos. En “La dialéctica de la dependencia”, Marini describe cómo el flujo de oro y plata, primero, y luego de materias primas y productos agrícolas, desde América Latina a cambio de manufacturas vinculó su desarrollo económico con Europa atendiendo a las necesidades de esta última. Marini escribe:

Es a partir de este momento que las relaciones de América Latina con los centros capitalistas europeos se insertan en una estructura definida: la división internacional del trabajo, que determinará el rumbo del desarrollo posterior de la región. En otras palabras, es a partir de entonces cuando toma forma la dependencia, entendida como una relación de subordinación entre naciones formalmente independientes, en cuyo marco se modifican o recrean las relaciones de producción de las naciones subordinadas para asegurar la reproducción ampliada de la dependencia. … La conocida fórmula de André Gunder Frank sobre el “desarrollo del subdesarrollo” es impecable, al igual que las conclusiones políticas a las que conduce. 11

La división internacional del trabajo creada por el colonialismo creó un círculo de acumulación de capital en América Latina y otro en Europa. Sin embargo, las dos formas estaban vinculadas en la reproducción ampliada a escala mundial del modo de producción capitalista. Como exportador de materias primas y productos alimenticios, el círculo interno de acumulación de capital en América Latina está ligado a la economía mundial. Las economías de América Latina se desarrollan para satisfacer las demandas de la circulación capitalista en los países industriales de Europa y América del Norte.

En la acumulación dependiente, los dos momentos fundamentales del ciclo del capital –producción y consumo de mercancías– están separados geográficamente en dos esferas. Las producciones se realizan en el país dependiente; El consumo tiene lugar en el centro imperialista. Al estar orientada a la exportación, la circulación de capital latinoamericana no depende de la capacidad interna de consumo. La contradicción entre la necesidad del capital de, por un lado, ampliar la producción y, por el otro, la necesidad de consumo para completar el círculo de acumulación y así obtener ganancias, se resuelve con el consumo europeo y norteamericano. Esta contradicción se expresa también en la relación entre el capital y el trabajador, como vendedor de fuerza de trabajo y comprador de mercancías. Como señaló Marx, “Contradicción en el modo de producción capitalista: los trabajadores como compradores de mercancías son importantes para el mercado. Pero como vendedores de su propia mercancía –la fuerza de trabajo–, la sociedad capitalista tiende a mantenerlos al precio mínimo”. 12

El capitalista necesita mantener los salarios lo más bajos posible para obtener las mayores ganancias posibles. Pero los salarios constituyen una parte importante del poder adquisitivo necesario para vender los productos y, por tanto, obtener beneficios. En otras palabras, la forma capitalista de acumulación tiene tendencia a destruir su propio mercado. Si los capitalistas aumentan los salarios, sus ganancias disminuyen; si reducen los salarios, sus mercados disminuyen. En ambos casos, los capitalistas se muestran reacios a invertir, no porque no puedan producir, sino porque no saben si lo que producen se puede vender. 13

Marini lo expresó de esta manera: “El consumo individual de los trabajadores representa así un elemento decisivo en la creación de la demanda de las mercancías producidas, siendo una de las condiciones para que el flujo de producción se resuelva adecuadamente en el flujo de circulación”. 14

Esto no es sólo una contradicción abstracta en el capitalismo; estos problemas estructurales salieron a la superficie en Inglaterra durante la primera mitad del siglo XIX. Los capitalistas no podían satisfacer las demandas de los trabajadores de salarios más altos si querían mantener intactas sus tasas de ganancia; habría amenazado toda la existencia del capitalismo en ese momento. Es por eso que Marx abrió El Manifiesto Comunista en 1848 con: “Un espectro recorre Europa: el espectro del comunismo”. 15

Debido a la revolución industrial de las primeras décadas del siglo XIX, las fuerzas productivas sufrieron una revolución con la introducción de las máquinas de hilar y tejer, la máquina de vapor y los ferrocarriles. La productividad se multiplicó. Sin embargo, esto no trajo mejores condiciones para la clase trabajadora. Por el contrario, la década de 1840 pasó a ser conocida como la “década de los cuarenta hambrientos”, ya que millones de personas sufrieron hambre en toda Europa. Durante la Gran Hambruna en Irlanda, que duró de 1845 a 1852, aproximadamente un millón de personas murieron de hambre y enfermedades relacionadas. Durante la hambruna, Irlanda exportaba suficiente maíz, trigo, cebada y avena a Inglaterra, para alimentar a unos dos millones de personas allí. Simplemente, Irlanda era una colonia productora de alimentos, como la India y las islas azucareras del Caribe y América Latina, y su población tuvo que sufrir las consecuencias. dieciséis

La miseria no se limitó a las colonias. En su libro de 1845 La situación de la clase trabajadora en Inglaterra , Federico Engels describió las terribles condiciones en las ciudades industriales. 17 Muchos proletarios ingleses emigraron a América del Norte, Australia, Nueva Zelanda o alguna de las otras colonias inglesas. Lo mismo hicieron los proletarios de Irlanda: más de un millón se marcharon sólo durante la Gran Hambruna. El mismo escenario se desarrolló en Suecia.

En la primera mitad del siglo XIX, los salarios de los trabajadores en Inglaterra, como en América Latina, cubrían lo estrictamente necesario para la supervivencia. 18 Esto debilitó el mercado interno, y el problema recurrente del consumo estancado frente a una producción en constante expansión provocó que cayeran las tasas de ganancia de los industriales ingleses.

Una de las formas en que un país capitalista puede resolver el problema de la sobreproducción es vender tanto como sea posible en el mercado mundial. Como argumentó Marx: “Cuanto más se desarrolla la producción capitalista, más se ve obligada a producir en una escala que no tiene nada que ver con la demanda inmediata sino que depende de la expansión constante del mercado mundial”. 19

Una balanza comercial positiva es crucial para una economía nacional saludable, ya que el excedente de exportaciones proporciona el poder adquisitivo necesario para mantener en equilibrio la oferta y la demanda internas. El capital inglés se propuso encontrar nuevos mercados y posibilidades para la inversión extranjera. En El Manifiesto Comunista , Marx describe esta tendencia temprana hacia la globalización:

La necesidad de un mercado en constante expansión para sus productos persigue a la burguesía por toda la superficie del globo. Debe anidar en todas partes, establecerse en todas partes, establecer conexiones en todas partes… La burguesía, mediante el rápido mejoramiento de todos los instrumentos de producción, mediante los medios de comunicación inmensamente facilitados, atrae a todas las naciones, incluso a las más bárbaras, a la civilización. Los bajos precios de sus mercancías son la artillería pesada con la que derriba todas las murallas chinas, con la que obliga a capitular el odio intensamente obstinado de los bárbaros hacia los extranjeros. Obliga a todas las naciones, so pena de extinción, a adoptar el modo de producción burgués; los obliga a introducir entre ellos lo que llama civilización, es decir, a convertirse ellos mismos en burgueses. En una palabra, crea un mundo a su propia imagen. 20

Marx vio el desarrollo del capitalismo como un proceso centrífugo. Cuanto menores eran las posibilidades de inversión rentable en los países capitalistas más desarrollados, más importantes se volvían las inversiones rentables en las colonias y en los países capitalistas menos desarrollados. Marx predijo que el capitalismo se extendería rápidamente por todo el mundo. Según esta visión, la apertura de nuevos mercados en África y Asia, y la exportación de capital a América, prometían posponer temporalmente el inminente colapso del capitalismo, pero no resolver el problema. El capitalismo se vio sacudido por crisis periódicas a mediados del siglo XIX. Al mismo tiempo, crecieron la fuerza y ​​la resistencia del proletariado. El “espectro del comunismo” se materializó con la Comuna de París en 1871. La burguesía temía terriblemente una revolución generalizada. Lo que Marx y Engels no previeron fue que la lucha del proletariado por mejores condiciones de vida iniciaría nuevas formas de acumulación imperialista que a su vez revitalizarían el capitalismo global. El colonialismo no fue sólo un fenómeno centrífugo, sino también polarizador. La división del mundo en países ricos y pobres, en centro y periferia, sienta las bases para el crecimiento y la longevidad prolongada del capitalismo.

Alrededor de 1850, las condiciones de vida del proletariado inglés comenzaron a mejorar lentamente. Por primera vez, los capitalistas pagaban salarios por encima del nivel de subsistencia. Esto todavía no era resultado de la lucha proletaria. El movimiento obrero todavía era débil, sobre todo debido a la fragmentación y la corrupción. Más bien, el aumento de los salarios se debió a contradicciones dentro de la propia clase dominante. Los terratenientes ingleses tenían una gran influencia en el parlamento británico. En 1804, aprobaron una prohibición contra la importación de cereales y otros productos agrícolas a Inglaterra. Esto explica por qué los precios de los alimentos se mantuvieron altos durante la primera mitad del siglo XIX, lo que repercutió en los salarios de subsistencia que debían pagar los industriales. En esencia, los terratenientes se quedaron con una parte importante de las ganancias adicionales obtenidas por los monopolios de la industria inglesa. En la década de 1840, los industriales hicieron campaña para levantar la prohibición de importar. Con el apoyo de la clase trabajadora, lo lograron en 1846. En 1872, las importaciones de trigo se habían duplicado y las de carne se habían multiplicado por ocho, y lo mismo ocurría con el azúcar y otros productos agrícolas de América Latina. La comida se volvió significativamente más barata.

Como los precios de los alimentos y, por tanto, el nivel de subsistencia caían en Inglaterra, los industriales querían reducir los salarios. Ahora, sin embargo, esto fue impedido por el incipiente movimiento obrero, ayudado también por la disminución del ejército de mano de obra de reserva, debido a la emigración de alrededor de 70 millones de personas de Europa a finales del siglo XIX. La consecuencia fue un aumento de los salarios reales.

La lucha de clases proporcionó a las leyes económicas un marco histórico concreto. Las formas que adoptan estos marcos están determinadas por las posibilidades y limitaciones estructurales creadas por la historia. La lucha de clases en Europa durante la segunda mitad del siglo XIX (el apogeo del colonialismo) proporcionó al capitalismo un nuevo marco. El mercado global se estaba expandiendo. La importación barata de materias primas y alimentos generó altas tasas de ganancia y aseguró una acumulación continua. Nada de esto fue el resultado de ningún plan maestro sino de la lucha entre quienes intentaban maximizar las ganancias y quienes intentaban recibir los salarios más altos posibles.

En la periferia del sistema mundial capitalista, la contradicción entre producción y consumo encontró una solución bastante diferente. Como explicó Marini:

En la economía exportadora latinoamericana las cosas son diferentes. Como la circulación está separada de la producción y se desarrolla básicamente en la esfera del mercado exterior, el consumo individual del trabajador no interfiere en la realización del producto, aunque sí determina la proporción de plusvalía. En consecuencia, la tendencia natural del sistema será explotar al máximo la fuerza laboral del trabajador, sin preocuparse de crear las condiciones para que ésta la reemplace, siempre y cuando pueda ser reemplazado incorporando nuevas armas al proceso productivo. 21

La existencia de un ejército de reserva de mano de obra permitió un aumento constante de la masa de trabajadores, comprimiendo el consumo individual del trabajador al aumentar la tasa de ganancia. Esto desarrolla una cierta forma de capitalismo en la periferia:

La economía exportadora es, entonces, algo más que el producto de una economía internacional fundada en la especialización productiva: es una formación social basada en el modo de producción capitalista, que acentúa hasta el límite las contradicciones que le son inherentes. Al hacerlo, configura de manera específica las relaciones de explotación en las que se basa y crea un ciclo del capital que tiende a reproducir en escala ampliada la dependencia en la que se encuentra respecto de la economía internacional. 22

El consumo de los trabajadores se reduce para aumentar las ganancias en la industria exportadora, y el consumo capitalista de productos de lujo se satisface con importaciones desde el centro. 23

Así, el sacrificio del consumo individual de los trabajadores en aras de exportar al mercado mundial deprime los niveles de demanda interna y convierte al mercado mundial en la única salida para la producción. Al mismo tiempo, el aumento resultante de las ganancias coloca al capitalista en posición de desarrollar expectativas de consumo sin contrapartida en la producción interna (orientada hacia el mercado mundial), expectativas que deben satisfacerse mediante importaciones. La separación entre el consumo individual basado en los salarios y el consumo individual generado por la plusvalía no acumulada da lugar así a una estratificación del mercado interno, que es también una diferenciación de esferas de circulación: mientras que la esfera “baja”, en la que participan los trabajadores –que el sistema se esfuerza por restringir—se basa en la producción interna, la “alta” esfera de circulación, propia de los no trabajadores—que es lo que el sistema tiende a ampliar—se vincula a la producción externa, a través del comercio de importación. 24

La relación entre producción y consumo se desarrolla de manera diferente que en el núcleo imperialista, donde hay una correspondencia entre el crecimiento de la producción y la expansión del mercado interno. La posibilidad para el capitalista industrial de obtener en el extranjero los alimentos necesarios para el trabajador a bajo precio no implicó una caída en el nivel salarial pero abrió espacio para el consumo de otros bienes manufacturados por parte de la clase trabajadora. En los países centrales imperialistas, la producción industrial se centró en bienes para el consumo popular. A medida que aumentó el nivel salarial, el capital se orientó hacia el aumento de la productividad del trabajo mediante la introducción de nueva tecnología y una organización eficaz del proceso laboral. La forma de aumentar las ganancias era producir más bienes con menos mano de obra.

Circulación y producción 

Tomar el intercambio en el mercado –la circulación– como punto de partida para el análisis del capitalismo en lugar de la producción, ha sido uno de los puntos críticos contra la teoría del intercambio desigual. Sin embargo, este enfoque corresponde en realidad a la presentación de Marx en El Capital . El título del primer libro de El Capital es “El proceso de producción del capital”. La producción de capital incluye tanto la producción de bienes como la venta. Las dos primeras secciones de El Capital están dedicadas a explicar las características de las mercancías mediante el análisis de problemas en el ámbito de la circulación. Sólo después de más de cien páginas, en la tercera sección, comienza el estudio de la producción de bienes. Esto hace que el examen teórico de un problema coincida con su desarrollo histórico, ya que da cuenta de la transformación de la producción mercantil simple en producción mercantil capitalista. 25

Tomar la esfera de la circulación como punto de partida tiene mucho más sentido cuando estudiamos el imperialismo del intercambio desigual, en lo que tiene que ver con el intercambio en el mercado mundial, entre el círculo dinámico de acumulación en el centro y el círculo disfuncional de acumulación nacional. en la periferia. La economía dependiente está subordinada a la acumulación en los países industriales. Su función es asegurar la tasa de ganancia y la acumulación general del capitalismo global.

Sin embargo, el énfasis en el poder de consumo como motor del desarrollo –el énfasis en los problemas de la realización de la producción– no se hace a expensas del análisis de lo que ocurre en la esfera de la producción de bienes. El divorcio que existe entre la ubicación de la producción y la ubicación del consumo en la economía dependiente genera condiciones peculiares para la explotación del trabajo en la esfera de la producción, lo que Marini llama “superexplotación”. Esta superexplotación agrava la división entre producción nacional y consumo interno, desde el corazón de la esfera productiva. 26

Plusvalía y desarrollo 

Para explicar la diferencia en la forma de explotación en el centro y la periferia del sistema mundial imperialista, debemos desviarnos hacia la teoría de la plusvalía.

Básicamente, hay tres formas en que el capital puede aumentar la tasa de plusvalía y, por tanto, el volumen potencial de ganancia:

  1. Incrementar la plusvalía absoluta mediante una extensión del tiempo de trabajo y/o la intensificación del trabajo, en relación con las horas de trabajo requeridas para reproducir la “canasta de bienes” que forma el valor de la fuerza de trabajo.
  2. Aumentar la plusvalía relativa mediante un aumento de la productividad, como resultado de una nueva tecnología o una forma de gestión más eficaz, que reduce la proporción de “horas de trabajo necesarias” del total de horas de trabajo.
  3. Extraer superplusvalía reduciendo el nivel real de los costos reproductivos y, por tanto, la proporción del “tiempo de trabajo necesario” del total de horas de trabajo.

Marini define la superexplotación como “la intensificación del trabajo, la extensión de la jornada laboral y la expropiación de parte del trabajo necesario para que el trabajador reponga su fuerza de trabajo”. 27 La “intensificación y extensión de la jornada laboral” equivale a la plusvalía absoluta de Marx. Sin embargo, es esta última forma la que aquí tiene especial interés. Con la “expropiación de parte del trabajo necesario para que el trabajador reemplace su fuerza de trabajo”, Marini se refiere a una depresión salarial en los atrasos coloniales bajo el valor de la fuerza de trabajo. Como concluye, “En términos capitalistas, estos mecanismos… significan que el trabajo (poder) se paga por debajo de su valor y corresponden, por lo tanto, a una superexplotación del trabajo”. 28

Marini llega a la conclusión de que la superexplotación de la fuerza de trabajo en la periferia tiene un impacto en el patrón de extracción de plusvalía en el centro del sistema imperialista, desde una dependencia de la plusvalía absoluta (trabajo más prolongado e intenso) hasta una dependencia relativa de la plusvalía absoluta (trabajo más prolongado e intenso). plusvalía (mayor productividad) debido al desarrollo dinámico del capitalismo industrial en la segunda mitad del siglo XIX.

La transferencia de valor mediante el intercambio desigual desde la periferia, en forma de alimentos y materias primas baratos, crea la base económica para la exitosa lucha de clases de la clase trabajadora en el centro imperialista por un salario más alto. Esto a su vez resuelve el problema de la falta de consumo inherente al capitalismo y da lugar a una acumulación acelerada. El aumento del nivel salarial es también una incitación a aumentar la plusvalía relativa, es decir, a aumentar la productividad mediante nuevas tecnologías y sistemas de gestión, para producir más bienes con menos mano de obra. Esto significa entonces el abaratamiento de las mercancías que componen el consumo individual del trabajador.

No existe necesariamente una relación intrínseca entre un aumento de la productividad y un aumento de los salarios y, por tanto, del nivel de vida. Sin embargo, la clase trabajadora del centro logró obtener su parte de los beneficios del aumento de la productividad a través de la lucha sindical por un salario más alto.

La oferta de productos agrícolas baratos provenientes de América Latina en la segunda mitad del siglo XIX hizo posible que el capitalismo inglés redujera el valor de la fuerza de trabajo (reducir el costo de reproducción de la fuerza de trabajo) y así aumentar la plusvalía (ganancia) y, al mismo tiempo, aumentar los salarios (el precio de la fuerza de trabajo). A su vez, esto favoreció un modo de reproducción del capital en el centro imperialista, que dependía del poder de consumo de la clase trabajadora.

Por el contrario, la superexplotación –la remuneración del trabajo por debajo de su valor (costo de reproducción)– se convirtió en el modelo utilizado por el capital en América Latina en el sector exportador que suministra materias primas y alimentos para el centro imperialista. El capitalismo latinoamericano no dependió del consumo de un mercado interno mientras Gran Bretaña y Estados Unidos exigieran su producción, por lo que la superexplotación se convirtió en la forma más destacada de aumentar las ganancias en la reproducción del capitalismo en América Latina.

La superexplotación es la base del intercambio desigual desde el lado latinoamericano, ya que se convirtió en el mecanismo clave para que el capital de la periferia aumentara sus ganancias. Sin embargo, esta forma de explotación frena el desarrollo de las fuerzas productivas, ya que prefiere la plusvalía absoluta a la plusvalía relativa. La capacidad de competir en el mercado mundial se basa en el bajo nivel salarial. Los trabajadores superexplotados son productores necesarios pero irrelevantes como consumidores.

El concepto de Marini de superexplotación en las colonias y la explicación de Emmanuel del aumento salarial en el centro imperialista como motor del intercambio desigual entre el centro y la periferia se complementan muy bien. Tanto Marini como Emmanuel ven la desviación del salario del valor de la fuerza de trabajo como generador de intercambio desigual.

Marini también aborda la importancia de un poder de consumo adecuado para un desarrollo capitalista dinámico, como lo hace Emmanuel en el libro “Beneficios y crisis”. La diferencia en los niveles salariales entre el centro y la periferia crea no sólo una transferencia de valor en forma de intercambio desigual, sino que la diferencia en el poder de consumo también crea dos tipos de formas interrelacionadas de acumulación capitalista. Esta diferencia polarizó el sistema mundial capitalista durante todo el siglo XX. El desarrollo y el subdesarrollo son dos caras de un mismo proceso. Es al considerar la unidad de las diferentes formas que adopta el capitalismo que se hace posible entender y explicar el capitalismo dependiente en el Tercer Mundo y el capitalismo de bienestar en el noroeste de Europa y partes de América del Norte como parte del mismo sistema.

Según Marini, la explotación capitalista en el país dependiente se basaba en la plusvalía absoluta (largos tiempos de trabajo con alta intensidad: sangre, sudor y lágrimas). Con el cambio en la división internacional del trabajo, creada por la industrialización neoliberal del Sur Global en el último cuarto del siglo XX, la plusvalía relativa (nueva tecnología y organización del trabajo) se agregó a los métodos de explotación. Sin embargo, la plusvalía absoluta siguió desempeñando un papel importante, ya que la industrialización se basó en las exportaciones al centro imperialista. Como el poder de consumo, necesario para obtener ganancias, estaba ubicado en el Norte Global, no había necesidad de desarrollar un mercado interno para asegurar la acumulación de capital. Los bajos salarios fueron el motor de la subcontratación de la producción industrial al Sur Global.

Sin embargo, después de la crisis financiera de 2007, China pudo cambiar el ciclo de acumulación de capital de centrarse en el mercado mundial a depender de la circulación interna. Al triplicar el nivel salarial y los masivos programas estatales de inversión interna que han sacado a millones de personas de la pobreza, China ha reducido el intercambio desigual y roto la tendencia polarizadora que ha regido el capitalismo durante más de 150 años.

La superexplotación en la periferia y el aumento de los niveles salariales en el centro no sólo son la base del intercambio desigual –una transferencia de valor– sino también responsables de dos formas diferentes de acumulación de capital local en la periferia y el centro, vinculadas entre sí en una proceso de acumulación capitalista global. En la periferia, la acumulación de capital se basó principalmente en la exportación al centro. En el centro, la acumulación de capital se basaba en el poder de consumo nacional/regional. En la periferia, los bajos salarios alentaron el uso de plusvalía absoluta (trabajo más prolongado e intenso) en pos de mayores ganancias. En el centro, el capital utilizó principalmente el excedente relativo para aumentar las ganancias. Esta diferencia en la forma de plusvalía impulsó un desarrollo más rápido de las fuerzas productivas en el centro. La diferencia de salarios y, por tanto, de poder de consumo tuvo otra consecuencia similar. El mayor poder de consumo en el centro (posible gracias a la transferencia de valor desde la periferia) resolvió el problema inherente de sobreproducción/subconsumo en el modo de producción capitalista y, por tanto, un desarrollo dinámico del capitalismo en el centro. El bajo poder de consumo en la periferia no dio base para el desarrollo nacional del capitalismo.

Notas

  1.  Mao Tse-tung, “¿De dónde vienen las ideas correctas?” en Mao: Cuatro ensayos sobre filosofía (Pekín: Foreign Languages ​​Press,  1963 ), 134.
  2.  VI Lenin, El imperialismo como etapa superior del capitalismo , en Lenin: Obras escogidas , vol. 1 (Moscú: Progress Publishers, 1963).
  3.  Paul Sweezy y Leo Huberman, eds., Paul Alexander Baran (1910-1964): A Collective Portrait (Nueva York: Monthly Review Press, 1965), 99.
  4.  Sweezy y Huberman, eds., Paul Alexander Baran (1910–1964) , 107–8.
  5.  En la Introducción a Una contribución a la crítica de la economía política , Marx escribió: “Examino el sistema de la economía burguesa en el siguiente orden: capital, propiedad de la tierra, trabajo asalariado; el Estado, el comercio exterior, el mercado mundial”. Karl Marx, Introducción a Una contribución a la crítica de la economía política (Moscú: Progress Publishers, 1977).
  6.  Arghiri Emmanuel, Intercambio desigual: un estudio del imperialismo del comercio (Nueva York: Monthly Review Press, 1972); Christopher Chase-Dunn, Formación global: estructuras de la economía global (Cambridge: Basil Blackwell, 1989), 59.
  7.  Arghiri Emmanuel, “Unequal Exchange Revisited”, Instituto de Estudios de Desarrollo, Universidad de Sussex, documento de debate n.° 77, agosto de 1975, pág. 56.
  8.  Jorge M., “ Dialéctica de la dependencia de Ruy Mauro Marini ”, Cosmonaut , 4 de diciembre de 2021. Otra traducción fue publicada como libro por Monthly Review Press: Ruy Mauro Marini, La dialéctica de la dependencia , ed. Amanda Latimer y Jaime Osorio (Nueva York: Monthly Review Press, 2022).
  9.  Véase, por ejemplo, Andre Gunder Frank, Dependent Accumification and Underdevelopment (Londres: MacMillan, 1978).
  10.  Samir Amin, “The End of a Debate”, en Imperialismo y desarrollo desigual: ensayos de Samir Amin (Nueva York: Monthly Review Press, 1977).
  11.  Marini, La dialéctica de la dependencia , 117.
  12.  Karl Marx, cap. 16, nota 32, en El Capital , vol. 2; (Londres: Penguin Books, 1978), 391.
  13.  Arghiri Emmanuel, Profit and Crisis (Londres: Heinemann, 1984), 217–18.
  14.  Marini, La dialéctica de la dependencia , 138.
  15.  Karl Marx, cap. 4, “Posición de los comunistas en relación con los diversos partidos de oposición existentes”, en El Manifiesto Comunista , en Marx/Engels Selected Works, vol. 1 (Moscú: Progress Publishers, 1969), 98.
  16.  James Vernon, cap. 1–3, en Hambre: una historia moderna (Cambridge: Belknap Press, 2007).
  17.  Frederick Engels, La condición de la clase trabajadora en Inglaterra (Panther Books, 1969).
  18.  Eric J. Hobsbawm, “El nivel de vida británico 1790–1850”, Economic History Review 10, no. 1: 76–78.
  19.  Karl Marx, Manuscritos económicos, 1861-1863: Teorías de la plusvalía , en Karl Marx y Frederick Engels: Obras completas, vol. 32 (Moscú: Progress Publishers, 1975), 101.
  20.  Karl Marx, cap. 4, “Posición de los comunistas en relación con los diversos partidos de oposición existentes”, 12-13.
  21.  Marini, Los dialectos de la dependencia , 139.
  22.  Marini, Los dialectos de la dependencia , 139.
  23.  Marini, Los dialectos de la dependencia , 139–40.
  24.  Marini, Los dialectos de la dependencia .
  25.  Marini, Los dialectos de la dependencia , 156.
  26.  Marini, Los dialectos de la dependencia , 157.
  27.  Marini, Los dialectos de la dependencia , 131.
  28.  Marini, Los dialectos de la dependencia , 132.
——————————————————————————

Relacionados

RUY MAURO MARINI: ANTOLOGÍA EN ROJO Y NEGRO – Textos Recuperados (en pdf)

2 comentarios

  1. “La idea de que el intercambio desigual era parte del imperialismo surgió más o menos al mismo tiempo en diferentes lugares, mostrando cómo las ideas están históricamente determinadas, más que un producto de la mente de un genio individual.”

    El problema con esto es que mezcla la dimensión sociológica de las ideas con la dimensión “epistemológica” de la generación subjetiva (“contexto de descubrimiento”).

    Todos los descubrimientos de la historia tienen nombre y apellido, lo que no significa que el sujeto descubridor se haya abstraído de la sociedad en que vivía o vive.

    Si al sujeto potencialmente descubridor lo determina el contexto sociológico no se hubiera resuelto ningún problema.

    El proceso mental del sujeto potencialmente descubridor no lo determina el contexto social, sino que este es solo el antecedente histórico en el que ese proceso mental se desenvuelve.

    El proceso mental subjetivo es indispensable en la ciencia, el arte y la política.

    Estas disciplinas no evolucionan por consensos o protocolos deductivos o por meros cuestionamientos. Evolucionan por rupturas ocasionadas por descubrimientos tanto de los científicos como de los artistas y conductores políticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *